Saltar al contenido

Prevención de la salmonelosis -Todosalud

Prevención de la salmonelosis

La prevención de la salmonelosis está, en gran medida, en nuestras manos. Los buenos hábitos de higiene y la manipulación adecuada de los alimentos pueden ayudar a reducir el riesgo de esta infección.

¿Qué debe tener en cuenta para la prevención de la salmonelosis? Existe una serie de reglas que pueden ayudar a reducir el riesgo de esta infección bacteriana que afecta el sistema digestivo. Su práctica es muy importante porque es una enfermedad extremadamente contagiosa.

¿Qué es la salmonelosis?

La salmonelosis es una infección producida por la bacteria Salmonella, que afecta el sistema digestivo. En general, esta bacteria vive en los intestinos de animales y humanos. Su contagio en humanos a menudo ocurre por el consumo de agua y alimentos contaminados. Sin embargo, puede haber otras vías de contagio.

Bacterias en imágenes.

La salmonelosis es una infección causada por la bacteria Salmonella. Su transmisión ocurre a menudo por el consumo de alimentos contaminados.

Síntomas de infección

Por lo general, las personas con infección por Salmonella no presentan síntomas. Cuando estos se presentan pueden ir desde diarreas, fiebre y calambres abdominales que cesan a los pocos días sin tratamiento específico, hasta la presentación de complicaciones, como deshidratación o propagación de una infección que requiera atención médica.

Otros síntomas pueden incluir escalofríos, dolor de cabeza y sangre en las heces. Imprescindible ser examinado por un médico porque la falta de tratamiento puede provocar otros problemas de salud más graves.

Lea también: ¿Cómo prevenir la intoxicación alimentaria?

Vías de contagio de salmonelosis

Los seres humanos se infectan con mayor frecuencia a través de alimentos o agua contaminados. Para la prevención de la salmonelosis, la higiene alimentaria es fundamental. El riesgo de contraer la infección por Salmonella aumenta si viaja a países con malas condiciones higiénicas.

La infección por salmonela generalmente proviene de comer carnes, aves, huevos o productos de huevo crudos o poco cocidos. Los alimentos que a menudo pueden infectarse incluyen:

  • Carne cruda de bovinos, aves y pescados. Durante el proceso de sacrificio, las carnes de res, cerdo y aves de corral pueden estar contaminadas. Por su parte, los mariscos y pescados pueden convertirse en vías de contagio si provienen de aguas contaminadas.
  • Huevos crudos. Algunas gallinas infectadas producen huevos que contienen Salmonella incluso antes de que se forme el caparazón. Los huevos crudos se utilizan en preparaciones caseras de mayonesa o salsa holandesa.
  • Frutas y vegetales. Algunos productos agrícolas frescos, especialmente las variedades importadas, pueden haber sido rociados en los campos o lavados en el proceso con agua infectada. La contaminación también puede ocurrir en la cocina, cuando los jugos de la carne de res cruda o de aves de corral entran en contacto con alimentos crudos, como ensaladas.

Muchos alimentos se contaminan cuando los preparan personas que no se lavan bien las manos después de ir al baño o después de cambiar pañales, por ejemplo. La infección también puede ocurrir al tocar algo que está contaminado, como mascotas, y luego llevarse los dedos a la boca.

Te puede interesar: Antibióticos de amplio espectro: funciones y resistencias

Prevención de la salmonelosis

Para la prevención de la salmonelosis, la higiene alimentaria es fundamental. La Organización Mundial de la Salud (OMS) asesora el control en todas las etapas de la cadena alimentaria, desde la producción agrícola hasta la preparación, fabricación y preparación de alimentos, ya sea en establecimientos comerciales o en el hogar.

En casa, la prevención comienza con un buen almacenamiento de alimentos y continúa con aspectos como lavarse las manos antes de cocinar y usar guantes para manipular los excrementos de las mascotas.

Lávese las manos con regularidad.

Un hábito tan simple como lavarse las manos es clave para prevenir la salmonelosis.

Lávese las manos

Lavarse bien las manos puede ayudar a prevenir la transferencia de la bacteria Salmonella a la boca o los alimentos que prepara. Lávese las manos después de ir al baño, cambiar pañales, manipular carne de res o aves crudas, limpiar excrementos de mascotas o tocar reptiles o aves.

Mantenga los elementos separados

Para evitar el contaminación cruzada, mantenga la carne de res, aves y pescados crudos separados de otros alimentos en su refrigerador; use diferentes tablas de cortar para carne cruda y verduras. Además, nunca coloque alimentos cocidos en un plato sin limpiar que haya contenido carne cruda.

Evite comer huevos crudos para prevenir la salmonelosis

La masa para tartas caseras, el ponche de huevo y el helado contienen huevos crudos. Por lo tanto, si debes consumirlos, asegúrate de que estén pasteurizados.

Para concluir

La prevención de la salmonelosis depende en gran medida de las medidas de higiene que se tomen, desde el proceso de elaboración del alimento hasta su manipulación en casa. Aunque hay situaciones inevitables, el riesgo se reduce considerablemente con hábitos tan simples como lavarse las manos, evite mezclar alimentos contaminados y cocínelos bien.

  • Boyle EC, obispo JL, Grassl GA, Finlay BB. Salmonella: de la patogenia a la terapéutica. J Bacteriol. 2007; 189 (5): 1489-1495. doi: 10.1128 / JB.01730-06
  • Yoshikawa TT, Herbert P, Oill PA. Salmonelosis. West J Med. 1980; 133 (5): 408–417.
  • Crum-Cianflone ​​NF. Salmonelosis y tracto gastrointestinal: más que mantequilla de maní. Curr Gastroenterol Rep. 2008; 10 (4): 424–431. doi: 10.1007 / s11894-008-0079-7
  • Kurtz JR, Goggins JA, McLachlan JB. Infección por Salmonella: interacción entre la bacteria y el sistema inmunológico del huésped. Immunol Lett. 2017; 190: 42–50. doi: 10.1016 / j.imlet.2017.07.006
  • Kim MS, Yoon YS, Seo JG, Lee HG, Chung MJ, Yum DY. Un estudio sobre la prevención de la infección por salmonela utilizando las características de agregación de las bacterias del ácido láctico [published correction appears in Toxicol Res. 2015 Jun;31(2):219]. Toxicol Res. 2013; 29 (2): 129-135. doi: 10.5487 / TR.2013.29.2.129
fuente original
//usounoul.com/4/3422023