Saltar al contenido

¿Qué es el síndrome meníngeo? -Todosalud

¿Qué es el síndrome meníngeo?

El síndrome meníngeo es un conjunto de síntomas que aparecen cuando se ven afectadas las meninges del cuerpo humano. Las causas pueden ser variadas y amenazan la vida. En este artículo, veamos cuáles son las señales de advertencia y cómo detectarlas.

El síndrome meníngeo no es una enfermedad en sí misma, sino un conjunto de síntomas que indican la existencia de un proceso patológico en las meninges. Las causas pueden variar, pero generalmente requieren atención inmediata.

En medicina, hablamos de un síndrome cuando un grupo de signos y síntomas se presentan juntos y son capaces de responder a diversas etiologías. En otras palabras, un síndrome puede tener su origen en diversas enfermedades.

En el caso del síndrome meníngeo, todos los síntomas principales se componen de tres fenómenos:

  • Dolor de cabeza: dolor de cabeza
  • Rigidez muscular: debido a contracturas musculares
  • Fiebre: que pueden estar presentes o no dependiendo de si el origen es infeccioso o no

Los síntomas son evidentes en un paciente cuando las meninges ya están inflamadas. Las meninges son tres capas muy delgadas que recubren las estructuras del sistema nervioso central. dentro del cráneo y la columna vertebral. Como una especie de papel, las meninges envuelven el cerebro y la médula espinal.

Por otro lado, las meninges son tres y se denominan: duramadre, piamadre y aracnoides. El síndrome meníngeo responde a las dos últimas inflamaciones que la anatomía describe como “leptomeninges”. Cuando estas capas se encienden, irritan el sistema nervioso central.

Causas del síndrome meníngeo

Aunque existen varias causas capaces de provocar el síndrome meníngeo, los más importantes se dividen en dos grupos: inflamatorios y no inflamatorios. Esta división general no determina la gravedad del caso clínico, como veremos.

Causas inflamatorias

Entre las causas inflamatorias podemos encontrar:

  • Bacterias: la más importante y la más conocida es sin duda la meningococo, un microorganismo para el que existe una vacunación específica capaz de prevenir la meningitis que causa. Una vez que las bacterias se han asentado, el síndrome meníngeo suele estar completo, con todos los síntomas. Esta bacteria también es capaz de producir brotes o epidemias en poblaciones que permanecen en contacto. Por lo tanto, se toman medidas extremas de precaución cuando se detecta y confirma un caso.
  • Virus: la meningoencefalitis viral tiene una manifestación clínica más insidiosa e incluye virus que son relativamente comunes a microorganismos raros que causan enfermedades específicas.
  • Micosis: El síndrome meníngeo micótico es raro, pero muy agresivo. Suele ocurrir en personas que tienen una inmunodeficiencia. y que, debido a sus defensas debilitadas, es más probable que albergue hongos. El tratamiento también es más complicado.
  • Parásitos: la meningitis parasitaria es aún más raro. Apenas encontramos tres microorganismos que se esconden detrás de la mayoría de los casos. La transmisión es de animales a humanos. Por tanto, el riesgo es mayor en el campo.
Vacunación de un niño.

«Existe una vacuna para la causa más común de meningitis bacteriana».

Lea también: 6 síntomas de la meningitis que los padres no deben ignorar

Causas no inflamatorias

El otro grupo de causas son las no inflamatorias. Entre:

  • Sangrado: cuando una carrera ocurre como resultado de una arteria rota en el cerebro, el sangrado forma un charco de sangre que, si está cerca de las meninges, las inflama. Esto luego da como resultado el síndrome meníngeo. Al inicio de los síntomas, el accidente cerebrovascular se puede confundir con meningitis bacteriana, incluso en presencia de fiebre.
  • Trauma: el traumatismo craneoencefálico, debido a golpes o accidentes, puede inflamar las meninges. En realidad, varios mecanismos traumáticos pueden causar la acumulación de líquido inflamatorio entre el cerebro y las leptomeninges al irritarlas.
  • Neoplasias: muchos tumores del cerebro, el cerebelo y la médula ósea comienzan muy a menudo con el síndrome meníngeo. La masa maligna que se forma empuja las meninges y acaba por irritarlas, a veces sin comprimir otras estructuras.
Hemorragia cerebral.

«Los accidentes cerebrovasculares pueden causar síndrome meníngeo al recolectar sangre contra las meninges».

Saber más: ¿Qué es una lesión cerebral traumática?

¿Cómo reconocer un síndrome meníngeo?

La fiebre no siempre está presente en el síndrome meníngeo, Se consideran imprescindibles dos síntomas para reconocer este fenómeno: dolor de cabeza y contracturas musculares.

En este caso, el dolor de cabeza suele ser intenso y persistente. No es raro que el paciente necesite gritar debido al dolor en el cráneo. La ubicación predominante es la frente y el occipucio. Es decir, a la altura de la frente o cerca del cuello.

Este dolor suele ir acompañado de una intensificación ante estímulos como la luz y el ruido. Cuando se intensifica con la luz, esto se llama fotofobia. Luego, la persona se ve obligada a cerrar los ojos.

El otro síntoma son las contracturas musculares. En el síndrome meníngeo, los músculos del cuello, la espalda y las extremidades inferiores pueden contraerse y volverse más rígidos. La rigidez del cuello hace que sea imposible acercar el mentón al pecho, por ejemplo. Mientras que la rigidez de la espalda impide levantar las rodillas hacia el pecho. Estos son signos históricos y fundamentales que la medicina asocia meningitis por décadas.

Busque atención médica de inmediato si tiene estos síntomas. El profesional solicitará los exámenes necesarios de la sangre y del sistema nervioso, hasta la punción lumbar para estudiar el líquido cefalorraquídeo si es necesario. No es un marco que deba tomarse a la ligera debido a los riesgos que implica.

  • Goic, A., Chamorro, G., Reyes, H.; Semiología médica; 2010; 3º Edición, Editorial Mediterráneo.
  • Leal, MC Rodríguez, et al. «Protocolo diagnóstico y tratamiento empírico del síndrome meníngeo febril agudo». Programa de formación médica continua acreditado en medicina 12.54 (2018): 3222-3225.
  • Weiss, N. «Síndrome confusional y coma». EMC-Tratado de Medicina 15.1 (2011): 1-8.
fuente original
//stawhoph.com/afu.php?zoneid=3422023