Saltar al contenido

¿Se pueden prevenir las enfermedades del corazón? -Todosalud

¿Se pueden prevenir las enfermedades del corazón?

Tener una enfermedad cardíaca es algo que la gente teme. Es por eso que muchos están interesados ​​en cómo es posible prevenir las enfermedades cardíacas. Te lo contamos en este artículo.

Prevenir las enfermedades cardíacas es posible hasta cierto punto. Nunca podremos eliminar el riesgo al 100% sin embargo, hay pasos que podemos tomar para ayudar a reducir la posibilidad de una enfermedad cardiovascular grave.

La mortalidad asociada a estas patologías ha disminuido significativamente en los últimos tiempos, aunque siguen siendo las causas de muerte más frecuentes. Las dos entidades más representativas son la enfermedad cerebrovascular y la cardiopatía isquémica.

¿Qué son las enfermedades cardiovasculares?

Para saber cómo prevenir las enfermedades cardíacas, primero debemos identificarlas. La enfermedad cardíaca es un conjunto de patologías. agrupados en la categoría de enfermedad cardiovascular. Los más frecuentes son:

  • Enfermedad cerebrovascular: los vasos sanguíneos del cerebro se ven afectados.
  • Enfermedad coronaria: localizado en los vasos que irrigan el músculo del corazón. También se conoce como El síndrome coronario agudo.
  • Trombosis: es la formación de coágulos en los vasos sanguíneos. Si el coágulo permanece en su lugar, es un trombo; si se desprende y pasa a otra parte del sistema circulatorio, es una embolia.
  • Artériopatía: estos son diferentes escenarios clínicos que afectan las arterias de las extremidades.
  • Otras enfermedades del corazón: aquí, por ejemplo, encontramos los de origen reumático y los congénitos. Las primeras son complicaciones de la fiebre reumática y las segundas están presentes desde el nacimiento.
Enfermedad isquémica del corazón.

Siga leyendo: Clasificación de los soplos cardíacos

Factores de riesgo de enfermedad cardíaca

Comprender cómo prevenir las enfermedades cardíacas requiere conocer qué factores de riesgo nos hacen susceptibles a ellas. Así, para las enfermedades cardiovasculares, los factores de riesgo se clasifican en no modificables y modificables.

Factores de riesgo no modificables

Los factores de riesgo no modificables son aquellos contra los que no podemos hacer nada específico. La edad, por ejemplo, es un factor inmutable, como género y pertenencia a un determinado grupo étnico.

Científicamente, se ha demostrado que las personas mayores de 40 años tienen un mayor riesgo. Los hombres también corren más riesgo que las mujeres. Otro factor de riesgo invariable es la herencia familiar. Esta es la historia de enfermedades cardíacas de padres, abuelos y hermanos.

Factores de riesgo modificables

Podemos incidir en estos factores con cambios de hábitos o fármacos que ayuden a controlarlos. Hablaremos de esto un poco más adelante con más detalle. Estos son, por ejemplo, el tabaco, la diabetes y el colesterol en sangre.

¿Cómo prevenir las enfermedades cardíacas con medidas médicas?

Ciertas enfermedades y condiciones físicas favorecen el desarrollo de enfermedades cardíacas. Para prevenir un evento cardiovascular mayor, en ocasiones es necesario establecer un control estricto de estas situaciones preliminares que pueden conducir a la mortalidad.

Una de estas situaciones es la hipertensión arterial. Es una enfermedad silenciosa que, a la larga, Disminuye el flujo sanguíneo al corazón requiriendo cada vez más trabajo para contraerse y relajarse

El resultado final puede ser un infarto agudo de miocardio. De hecho, para las personas con hipertensión, es fundamental mantener los valores de las cifras de tensión en el nivel considerado normal.

La diabetes mellitus es otra enfermedad que debe controlarse para prevenir enfermedades cardíacas. Con la diabetes, la cantidad de glucosa que circula en la sangre se vuelve más importante. Este aumento sostenido daña las arterias con la consecuencia final de un menor suministro de sangre a varios órganos.

Los valores de colesterol sérico en plasma requieren vigilancia al menos anualmente en sujetos adultos sanos. No obstante, debe ser más frecuente en personas con riesgo cardiovascular.

Cuando el colesterol es alto, se deposita en las arterias formando placas. Estos reducen la oxigenación de los tejidos, pero también pueden romperse. La ruptura de placas se conoce como accidente de placa y está en la base de la génesis de los ataques cardíacos.

Para todas estas situaciones, Se requiere una intervención médica que controle, trate y realice un adecuado seguimiento. A veces con medicación y otras con la aplicación de conductas y hábitos.

Nivel de colesterol alto.

Descubre también: Guía para el cuidado del colesterol

Prevenir enfermedades cardíacas con cambios de hábitos

Hay un punto en el que las drogas tienen un pequeño papel que desempeñar, y ese punto es el cambio de hábitos. Si bien la farmacología es muy útil para controlar las enfermedades cardiovasculares, Es fundamental que el paciente se comprometa con un cambio profundo de estilo de vida.

La estudios científicos, a lo largo del tiempo, han demostrado que las siguientes medidas pueden reducir significativamente el riesgo cardiovascular:

  • Dejar de fumar: es bien sabido que el tabaquismo causa mortalidad cardiovascular y pulmonar.
  • Perder peso : la obesidad y el sobrepeso están asociados con hipertensión arterial, diabetes y aumento del colesterol.
  • Ejercitar : con la regularidad de tres sesiones por semana, espaciadas un día y unos cuarenta minutos cada una, reducimos significativamente la posibilidad de enfermedades cardíacas.
  • Alimentación saludable : la famosa dieta mediterránea es una opción válida para el control de la hipertensión, la diabetes y el colesterol.

La prevención de las enfermedades cardíacas implica un cambio en los hábitos diarios. Si bien es cierto que algunos factores no se pueden cambiar, como la edad y el sexo, cabe señalar que se pueden cambiar otros factores. Dejar de fumar, llevar una dieta sana y hacer ejercicio de forma habitual son indicaciones clave en la prevención de estas patologías.

  • Achiong Alemañy, Mercy, et al. «Riesgo cardiovascular global y edad vascular: herramientas clave en la prevención de enfermedades cardiovasculares». Revista médica electrónica 38.2 (2016): 211-226.
  • Brotons, Carlos y col. «Adaptación española de la Guía Europea de Prevención Cardivascular». Revista Española de Salud Pública 78 (2004): 435-438.
  • Habibović, M., Broers, E., Piera-Jimenez, J., Wetzels, M., Ayoola, I., Denollet, J. y Widdershoven, J. (2018). Mejora del cambio de estilo de vida en pacientes cardíacos a través del sistema Do CHANGE (“Do Cardiac Health: Ecosistema avanzado de nueva generación”): Protocolo de ensayo controlado aleatorio. Protocolos de investigación JMIR, 7(2), e40.
  • Revista Española de Cardiología. Epidemiología de las enfermedades cardiovasculares y factores de riesgo en atención primaria. Vuelo. 58. Núm. 4.páginas 367-373 (Abril de 2005).
  • Vega Abascal, Jorge, Guimará Mosqueda, Mayra y Vega Abascal, Luis. (2011). Riesgo cardiovascular, una herramienta útil para la prevención de enfermedades cardiovasculares. Revista Cubana de Medicina General Integral, 27(1), 91-97.
  • Llegó, Ignacio Balaguer. «Control y prevención de las enfermedades cardiovasculares en el mundo». (2004): 487-494.
fuente original
//naucaish.net/4/3422023