Saltar al contenido

Sialorrea: causas y tratamiento -Todosalud

Sialorrea: causas y tratamiento

La sialorrea se define como la pérdida pasiva involuntaria de saliva en la boca. Este es un problema médico relevante porque, aunque no suele causar complicaciones físicas, tiene consecuencias en la calidad de vida de una persona.

La sialorrea es lo que comúnmente se conoce como babear. Esta condición es normal en niños de 15 a 36 meses de edad. Sin embargo, se considera anormal si se presenta después de los 4 años.

Aunque la sialorrea parece ser una afección que solo afecta la apariencia, también puede estar asociada con afecciones graves de salud, como parálisis cerebral o enfermedad de Parkinson. También puede resultar del embarazo o la ingestión de ciertos medicamentos.

¿Cuáles son las causas de la sialorrea?

La sialorrea es una condición caracterizada por la incapacidad de retener la saliva en la boca y permitir que progrese a través del tracto digestivo. También se conoce como ptialismo y es causado por demasiada saliva o una anomalía en la forma en que se trata.

Las causas más comunes de sialorrea son enfermedades neurologicas. Como mencionamos, entre ellos se encuentran la parálisis cerebral y la enfermedad de Parkinson. Pero también ocurre en personas con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), síndrome de Riley-Day o secuelas de un infarto cerebral.

Esta condición también es común en personas que ingieren antipsicóticos, hipnóticos o tranquilizantes. También puede manifestarse durante el embarazo. Esto se debe a que suele haber un aumento repentino en la producción de saliva entre la segunda y la cuarta semana de gestación.

Un bebé babeante.

«En los bebés y los niños pequeños, el babeo se considera normal porque es parte del desarrollo».

Lee mas: Saliva espesa: causas, origen y tratamiento

Sus caracteristicas

Las glándulas salivales son las encargadas de producir saliva. Son tres en número: parótida, submandibular y sublingual. El primero genera saliva fina, mientras que los otros dos producen un líquido más espeso que suele secretarse de forma continua. Este es el que la mayoría de las veces provoca asfixia.

En un día, estas glándulas producen aproximadamente un litro y medio de saliva. 70% de los cuales es secretado por glándulas submandibulares y sublinguales. Como tal, la sialorrea no es una enfermedad que progresa a otra afección grave. Sin embargo, afecta gravemente la calidad de vida de una persona.

Por otro lado, no existe un médico especializado en el tratamiento de la sialorrea. Si tiene alguna sospecha, puede consultar a un médico de cabecera. Luego, lo derivará a un especialista según la causa del problema.

Clasificación de la sialorrea

Desde el punto de vista de su origen, la sialorrea se divide en dos grupos:

  • Anterior: proviene de una deficiencia neuromuscular vinculada a una producción excesiva de saliva. Luego hace que el líquido se derrame por las comisuras de la boca o por el labio inferior.
  • Posterior: cuando el problema es el flujo de saliva de la lengua a la faringe.

De acuerdo a Escala de calificación de Thomas-Stonell y Greenberg, la sialorrea se puede clasificar según su gravedad o frecuencia. Por tanto, la evaluación es la siguiente:

  • Boca seca.
  • Ligero (labios húmedos).
  • Moderado (labios y barbilla húmedos).
  • Severo (ropa mojada).
  • Abundante (moja ropa, manos y utensilios).

La escala es la siguiente según la frecuencia:

  • Nunca hay baba.
  • Babeo ocasional.
  • Sialorrea frecuente.
  • Babeo constante.

Consecuencias de la sialorrea

La sialorrea es un problema médico importante porque causa una discapacidad significativa, así como una dificultad adicional en el cuidado de los pacientes que sufre de trastornos neurológicos. Lógicamente, esta condición se desarrolla consecuencias notorias, como descamación de labios, fatiga muscular, dermatitis, alteraciones del gusto y dificultades vocales.

Sin embargo, desde un punto de vista físico, el riesgo más importante es el de neumonía por aspiración debido a la dificultad para tragar alimentos. Este tipo de pacientes también es más susceptible a las infecciones bucales.

De otra manera, las consecuencias psicosociales pueden ser bastante graves. De hecho, el hecho de babear genera rechazo social, incluso entre los cuidadores. También limita el desempeño normal de las actividades diarias.

Un anciano con un cuidador.

«Las enfermedades neurológicas, como la enfermedad de Parkinson, cuentan la sialorrea entre sus síntomas».

Descubra también: Fases de la enfermedad de Parkinson

Tratamientos recomendados

Hay tres formas de tratar la sialorrea: terapia del lenguaje, tratamiento farmacológico e intervención quirúrgica. El enfoque de logopedia consiste en realizar una serie de ejercicios para inhibir los reflejos patológicos. El objetivo es mejorar el cierre de los labios y la succión o deglución de saliva. La formación continua ayuda a conseguirlo.

En cuanto al tratamiento farmacológico, se realiza medianteanticolinérgicos, que ayudan a reducir la secreción de saliva. Estos medicamentos deben ir acompañados de ejercicio. Por otro lado, algunas personas tienen intolerancia a este tipo de medicamentos.

También es posible la inyección de toxina botulínica tipo A. Se aplica directamente sobre las glándulas salivales y ayuda a reducir la producción de saliva. Su lado positivo es que genera pocoEfectos secundarios.

Finalmente, si ninguna de estas medidas funciona, el profesional seguramente optará por la cirugía. En cualquier caso, cada paciente reacciona de forma diferente. A veces se necesita una combinación de medidas para combatir eficazmente la sialorrea.

  • Hernández-Palestina, MS, Cisneros-Lesser, JC, Arellano-Saldaña, ME y Plascencia-Nieto, SE (2016). Resección de la glándula submandibular para el tratamiento de la hipersalivación en pacientes pediátricos con parálisis cerebral y mala respuesta a la toxina botulínica tipo A. Estudio piloto. Cirugía y cirujanos, 84 (6), 459-468.
  • Silvestre Donat, FJ, Miralles Jordá, L. y Martínez Mihi, V. (2004). Tratamiento de la boca seca: actualización. Medicina oral, patología oral y cirugía oral (edición impresa), 9 (4), 273-279.
  • Carod Artal, FJ (2003). Tratamiento de la sialorrea en enfermedades neurológicas mediante inyecciones transcutáneas de toxina botulínica A en las glándulas parótidas. Neurología, 18 (5), 280-284.
  • Rebolledo, Francisco Aguilar. «Tratamiento de la hipersalivación en las enfermedades neurológicas más frecuentes en adultos». Plasticidad y restauración neurológica 5.2 (2006): 123-128.
  • Cisneros-Lesser, Juan Carlos y Mario Sabas Hernández-Palestina. “Tratamiento del paciente con hipersalivación. Revisión sistemática.» Investigación sobre discapacidad 6.1 (2017): 17-24.
  • Narbona, J. y C. Concejo. «Incontinencia salival en un niño con enfermedad neurológica». Acta Pediatrica Española 65,2 (2007): 56.
  • Almirall, Jordi, Mateu Cabré y Pere Clavé. «Complicaciones de la disfagia orofaríngea: neumonía por aspiración». Pasos para vivir bien con disfagia: 18.
  • Pelier, Bárbara Yumila Noa, et al. «Uso de Kinesiotaping como tratamiento para la hipersalivación en pacientes con enfermedad cerebrovascular». Medimay 26.1 (2019): 88-98.
  • Galindo, A. Palau, et al. «Utilidad terapéutica de un efecto secundario para el control de la sialorrea». Atención primaria 34.1 (2004): 55.
  • Carod Artal, FJ «Tratamiento de la hipersalivación en enfermedades neurológicas mediante inyecciones transcutáneas de toxina botulínica A en las glándulas parótidas». Neurología 18,5 (2003): 280-284.
fuente original
//zuphaims.com/afu.php?zoneid=3422023