Saltar al contenido

Síndrome de Gilbert: síntomas y tratamiento -Todosalud

Síndrome de Gilbert: síntomas y tratamiento

Si bien es cierto que el síndrome de Gilbert es el resultado de una anomalía hereditaria, se debe saber que no ocasiona ningún problema de salud. Por tanto, no requiere ningún tipo de tratamiento ni seguimiento médico.

Según las estimaciones realizadas, El síndrome de Gilbert es una condición presente en el 1% de la población mundial. Sin embargo, ocurre en un promedio de alrededor del 5-10% en algunas poblaciones. Este es un problema hereditario que normalmente se detecta en adultos de entre 20 y 30 años.

Lo más común es que el síndrome de Gilbert se detecte cuando se realiza un análisis de sangre de rutina. Esta enfermedad fue descrita por primera vez en 1902 por Augustin Nicolas Gilbert y Pierre Lereboullet. De ahí el nombre del síndrome.

El síndrome de Gilbert es una afección leve pero crónica. Se debe a una mutación genética heredada. Muchas personas que padecen esta afección la ignoran porque no causa un cuadro de síntomas fácilmente detectable.

Síndrome de Gilbert

Bilirrubina en el cuerpo.

El síndrome de Gilbert se caracteriza por niveles elevados de bilirrubina. Aunque puede causar preocupación, esta condición se considera leve.

El síndrome de Gilbert es una afección hereditaria caracterizada por niveles altos de bilirrubina en la sangre. También es conocido por el nombre insuficiencia hepática constitucional e ictericia no hemolítica familiar.

Esta es una disfunción en la que el hígado no procesa la bilirrubina como debería. Sin embargo, el síndrome de Gilbert no produce daño. Cabe señalar que la bilirrubina es una sustancia que proviene de los glóbulos rojos. que envejecen y son procesados ​​por el hígado.

Normalmente, la bilirrubina se elimina del cuerpo a través de la materia fecal y la orina. Cuando la bilirrubina aumenta, el hígado no la procesa adecuadamente. Debido a esto, esta sustancia comienza a absorberse a través de la piel y los tejidos.

Descubra también: ¿El cáncer es hereditario? Datos a conocer

Causas

El síndrome de Gilbert es la consecuencia de la capacidad reducida de hepatocitos (células del hígado) para excretar bilirrubina. A medida que los glóbulos rojos envejecen y se deterioran, liberan hemoglobina. Este se metaboliza y forma un grupo de sustancias llamadas «Hemo».

El hemo se transforma primero en biliverdina y luego en una especie de primera versión de bilirrubina, llamada «no conjugada» o indirecta. Cuando pasa por el hígado y se combina con el ácido glucurónico, tiene lugar una reacción que da como resultado bilirrubina directa o conjugada.

Si el proceso se realiza correctamente, la bilirrubina se vuelve soluble en agua y se excreta a través de la bilis. Sin embargo, en algunas personas hay un gen mutado que impide la producción normal de la enzima regulando la producción de bilirrubina. Esto conduce al síndrome de Gilbert.

Síntomas y diagnóstico del síndrome de Gilbert.

Ictericia de un hombre.

La ictericia es la coloración amarillenta de la piel y los ojos. Es el síntoma más característico del síndrome de Gilbert.

El síntoma principal del síndrome de Gilbert es la ictericia, que es el color amarillento de la piel y los ojos. Se hace más visible en momentos de gran estrés, cuando hay un ayuno prolongado, en casos de enfermedades infecciosas o cuando se realizan grandes esfuerzos.

Otro de los síntomas que presenta es la incapacidad para asimilar correctamente determinadas sustancias, y especialmente determinados fármacos. Más específicamente, algunas personas afectadas por este síndrome presentan un mayor riesgo de toxicidad por paracetamol.

No hay otros síntomas reconocibles. Al analizar la sangre de personas con esta enfermedad, la bilirrubina indirecta muestra niveles elevados, mientras que la bilirrubina directa se mantiene en niveles normales. Las pruebas hepáticas también son normales y no se encuentran anomalías en las pruebas de imagen.

Descubra también: Enfermedad hepática

Tratamiento

El síndrome de Gilbert no requiere ningún tipo de tratamiento porque esuna anomalía que no produce daño. Por tanto, se considera benigno. Esta disfunción no causa ningún tipo de impacto en la calidad de vida de una persona, tanto es así que muchas veces pasa desapercibido.

No se ha identificado ningún tipo de complicaciones a raíz de este síndrome y no requiere ninguna dieta especial. Tampoco afecta la capacidad para hacer ejercicio de forma normal. Solo hay que tener cuidado con la ingesta de ciertos medicamentos como el paracetamol.

Como hemos señalado, con el síndrome de Gilbert existe un mayor riesgo de efectos secundarios en el hígado tras la ingestión de determinados fármacos. Para el resto, una persona con esta condición puede llevar una vida perfectamente normal, sin necesidad de cuidados especiales.

La ictericia puede aparecer y desaparecer varias veces a lo largo de la vida, sin que suponga ningún riesgo para la salud. Una vez realizado el diagnóstico, no es necesario ningún tipo de seguimiento médico para esta enfermedad.

  • Delgado Peña, Y., Fleta Zaragozano, J., Lázaro Almarza, A., Gracía Casanova, M., Jiménez Vidal, A., y Olivares López, J. (2007). Síndrome de Gilbert: estudio de 12 observaciones y revisión de la literatura médica. Acta Pediátrica Española, 65 (8), 404-408.
  • Thoguluva Chandrasekar V, Síndrome de John S. Gilbert. [Updated 2019 Apr 11]. En: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2019 Ene. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK470200/
  • Qian JD, Hou FQ, Wang TL, Shao C, Wang GQ. Síndrome de Gilbert combinado con ictericia prolongada por medio de contraste: Reporte de caso. Mundial J Gastroenterol. 2018; 24 (13): 1486–1490. doi: 10.3748 / wjg.v24.i13.1486
  • Wagner, KH, Shiels, RG, Lang, CA, Seyed Khoei, N. y Bulmer, AC (17 de febrero de 2018). Criterios diagnósticos y contribuyentes al síndrome de Gilbert. Revisiones críticas en ciencias de laboratorio clínico. Taylor y Francis Ltd. https://doi.org/10.1080/10408363.2018.1428526
fuente original
//oackoubs.com/4/3422023