Saltar al contenido

Todo lo que necesita saber sobre la embolia pulmonar -Todosalud

Todo lo que necesita saber sobre la embolia pulmonar

La embolia pulmonar es una enfermedad grave que puede provocar la muerte del paciente. Por tanto, es importante llevar un estilo de vida saludable y no tener hábitos de fumar.

La embolia pulmonar es una enfermedad potencialmente fatal que ocurre cuando partes de un trombo se desprenden de un lugar en el territorio venoso, migrar y atascarse en las arterias pulmonares.

En la mayoría de los casos, las embolias provienen de una trombosis venosa profunda de las extremidades.

Todo esto da como resultado falta de oxígeno en los pulmones. Es una de las principales emergencias médicas. Además, su diagnóstico no es fácil porque pocos signos pueden indicar al médico que el paciente la padece.

Se estima que la incidencia de embolia pulmonar es de un caso por mil habitantes por año, aunque es probable que esta cifra sea realmente mayor.

Causas de la embolia pulmonar

Los pulmones de una persona.

En la mayoría de los casos (alrededor del 95% de ellos), Se forma trombo o coagulación en las venas de las extremidades inferiores. Luego migra a la arteria pulmonar.

También puede ser aire o grasa. En el primer caso se trata de una embolia gaseosa y, en el segundo, de una embolia grasa. Esta oclusión afecta principalmente a los pulmones y al corazón:

  • Una zona de los pulmones no recibe sangre venosa, que es pobre en oxígeno y, por tanto, no podrá oxigenarla. De este modo tendrá repercusiones negativas sobre el oxígeno que posteriormente llegará al resto de órganos y tejido del paciente.
  • El corazón seguirá bombeando sangre a los pulmones pero, con la oclusión, se enfrentará a un obstáculo. La presión aumentará en la arteria pulmonar, debilitando así el ventrículo derecho del corazón, que es la cámara del corazón que envía sangre libre de oxígeno a los pulmones.

Factores de riesgo

Existen varios factores de riesgo que favorecen la aparición de una embolia pulmonar. Los mas importantes son:

  • Fracturas de miembros inferiores u operaciones recientes.
  • Reposo en cama prolongado o inmovilización.
  • Viajes largos (más de 8 horas).
  • Estados hipercoagulables.
  • Cáncer y tratamiento con quimioterapia.
  • Obesidad.
  • los de fumar.

Te puede interesar: 9 alimentos para prevenir trombosis y embolias

Los síntomas de la embolia pulmonar.

Una mujer enferma.

Las manifestaciones clínicas de la embolia pulmonar son inespecíficas. Por eso es difícil hacer un diagnóstico precoz. Algunos síntomas que pueden aparecer son:

  • Una sensación de asfixia. Pequeñas embolias que no causan síntomas pueden producir esta sensación, si no ocurre por un infarto pulmonar.
  • Respiración acelerada que se acompaña de ansiedad e inquietud.
  • Un dolor agudo en el pecho especialmente cuando la persona está respirando profundamente.
  • Mareos y desmayos o convulsiones.

  • Cianosis o muerte súbita: estos síntomas pueden aparecer si el paciente tiene más de un vaso pulmonar grande bloqueado.
  • Tos, esputo con sangre y fiebre.

Las personas con embolia pulmonar recurrente suelen desarrollar síntomas de forma gradual, como asfixia crónica, hinchazón de tobillos o piernas y debilidad durante semanas, meses o años.

Tratamiento

El tratamiento en la fase aguda de la embolia pulmonar tiene como objetivo estabilizar al paciente, aliviar sus síntomas, resolver la obstrucción vascular y prevenir nuevos episodios.

Estos objetivos se logran normalmente con administración de fármacos anticoagulantes intravenosos. Este tratamiento se administra durante los primeros 5-10 días. El fármaco de elección para el tratamiento de la embolia pulmonar es heparina.

En los pacientes más críticos o que por cualquier motivo no pudieron recibir medicación anticoagulante, Se pueden solicitar otros tratamientos como la fibrinólisis para acelerar la disolución de la coagulación. También puede colocar un filtro en la vena cava para evitar que nuevos trombos migren al pulmón.

Descubre también: Embolia cerebral: ¿qué es y cómo afecta al organismo?

Finalmente, una vez que el paciente haya regresado a casa, se le prescribirá medicación anticoagulante oral. El más utilizado y más conocido es el Sintrom. En general, se recomienda administrarlo durante un período mínimo de 3 meses.

En los pacientes que tienen mayor riesgo de embolia pulmonar, este período trimestral suele ser prolongado y la droga acaba dándose de por vida.

  • Aguilar, MP, Muñoz, MP y Gama, CF (2003). Tromboembolismo pulmonar. Medicina Interna de México. https://doi.org/10.1016/j.recesp.2014.12.002
  • Pulido, T., Reyes-Fuentes, LF, Beltrán-Gámez, M., Rodríguez, A., Rosado, C., del Valle-Zamora, K.,… Sandoval, J. (2012). Tratamiento del tromboembolismo pulmonar agudo. Archivo de Cardiología de México.
  • Bautista-Bautista, EG, Gutiérrez-Fajardo, P., Ramírez, A. y Hernández-Hernández, J. (2007). Diagnóstico de tromboembolismo pulmonar. Gaceta Medica de México. https://doi.org/10.1080/00220388.2016.1205735
fuente original
//whugesto.net/afu.php?zoneid=3422023