Saltar al contenido

Clima y menopausia: ¿cómo adaptar el estilo de vida? -Todosalud

Clima y menopausia: ¿cómo adaptar el estilo de vida?

Adaptar su estilo de vida es fundamental para satisfacer las necesidades de salud determinadas por el climaterio o la menopausia. ¿Qué debo saber sobre esto? Descúbrelo en este artículo.

Climacteria y menopausia son dos conceptos relacionados con la pérdida de la capacidad reproductiva de la mujer. Ambos conducen a la aparición de diferentes síntomas, así como a un mayor riesgo de padecer diversas enfermedades. Por tanto, es importante adaptar la forma de vida a esta nueva etapa para poder disfrutar de un buen estado de salud.

Conocer y comprender esta nueva etapa, reajustar la dieta, incrementar la actividad física, aplicar estrategias de higiene del sueño, tomar los suplementos adecuados, etc., son los claves para combatir los síntomas y riesgos asociados al climaterio y la menopausia.

¿Qué es el climaterio?

Climacteria se refiere al proceso fisiológico a través del cual una mujer pierde su capacidad reproductiva. Comienza entre los 40 y 45 años y alcanza su punto máximo a los 65 años, varios años después del final de la menstruación.

Esta etapa en la vida de una mujer se caracteriza por la reducción gradual de la producción de estrógenos y progesterona, hormonas femeninas, debido al envejecimiento de los ovarios.

Lea también: 6 hormonas involucradas en el ciclo de ovulación

Cuales son los sintomas ?

Una mujer posmenopáusica en sus pensamientos.

El climaterio se caracteriza principalmente por la aparición de desequilibrios menstruales. De hecho, es el primer síntoma en todas las mujeres. Significa que ha comenzado el climaterio. A partir de ahí, cada mujer experimenta diferentes síntomas.

La variabilidad de los síntomas está determinada por la caída de estrógenos. Cuando la progesterona cae mientras el estrógeno permanece estable, no aparecen síntomas distintos a los trastornos menstruales.

Sin embargo, cuando el estrógeno cae repentinamente, hay un patrón de síntomas más intenso y variado. Los síntomas asociados con la caída de estrógeno son los siguientes:

  • Aumento de peso.
  • Insomnio.
  • Sudoración nocturna.
  • Irritabilidad.
  • Ansiedad.
  • Inestabilidad emocional.
  • Sequedad de piel y mucosas.
  • Dyspareunie (dolor vaginal durante las relaciones sexuales).
  • Disminución del deseo sexual.
  • Sofocos.

¿Y la menopausia?

La menopausia no es un proceso, sino un evento que pone fin a la capacidad reproductiva de una mujer. Su diagnóstico es retrospectivo cuando la mujer no ha tenido sangrado vaginal durante 12 meses. A partir de ahí, se dice que la mujer es posmenopáusica o posmenopáusica.

Climacteria y menopausia: ¿cuáles son los riesgos para la salud?

La caída de estrógenos asociada con el climaterio y la menopausia. conducen a un mayor riesgo de padecer determinados problemas de salud. Por ejemplo :

  • Osteoporosis.
  • Sobrepeso y obesidad.
  • Cáncer.
  • Enfermedades cardiovasculares (ictus, hipertensión arterial, infarto de miocardio, etc.).
  • Patologías metabólicas (diabetes mellitus, alteraciones del tiroides, etc.).

Por lo tanto, para minimizar los síntomas y contrarrestar el aumento del riesgo, es fundamental reajustar la forma de vida para que se adapte a las nuevas necesidades.

Climático, menopausia y estilo de vida

Reajustar el estilo de vida para afrontar esta nueva etapa de forma saludable implica la adaptación de los hábitos alimentarios, la actividad física, el sueño así como el manejo de las propias emociones.

Una dieta saludable

En esta etapa, es importante diseñar una estrategia alimentaria cuyo principal objetivo sea hacer frente a la caída de estrógeno y la desmineralización ósea (pérdida de calcio en los huesos) asociado. Además, junto con el aumento de la actividad física, una dieta saludable ayudará a mantener una composición corporal óptima.

En general, la dieta debe ser equilibrada, fresca, variada y rica en lácteos, verduras, frutas, cereales integrales y semillas.

Dos mujeres con verduras en la mano.

Una vida activa

El principal objetivo es estimular el metabolismo y contrarrestar la tendencia a acumular grasa corporal asociado con la caída de estrógeno. Además, la actividad física contribuirá a una mejor gestión del estrés y el estado de ánimo.

Asimismo, el ejercicio es fundamental para fijar calcio en los huesos para reducir el riesgo de osteoporosis y fractura ósea.

Además, si la actividad se practica al aire libre, también permite la absorción intestinal de calcio. Porque la vitamina D, cuya síntesis es estimulada por la exposición de la piel al sol, es fundamental para ello.

La integración de la actividad física en la vida diaria es la estrategia más sostenible y adherente.

Higiene del sueño

Los trastornos del sueño suelen ser el síntoma más pronunciado e incómodo en mujeres pre y posmenopáusicas. Por otro lado, la ciencia indica que un mal sueño aumenta todos los riesgos que, a su vez, ya son elevados por la caída de estrógeno. Por tanto, es fundamental poner en marcha estrategias para mejorar el sueño.

La solución es establecer ciertos cambios relacionado con la hora de acostarse y despertarse, actividad física, cena, hábitos antes de acostarse, así como las condiciones de la habitación en la que dormimos. Además, es muy interesante iniciar la suplementación con melatonina, en sustancias precursoras de GABA y vitaminas del grupo B.

Descubra también: Factores externos que afectan su calidad de sueño.

Omega 3

La ingesta adecuada de omega 3 contribuye a reducir el riesgo cardiovascular y mejorar los síntomas cognitivos y emocionales asociado con este paso.

Este ácido graso se encuentra principalmente en el pescado y en algunos frutos secos y semillas. Sin embargo, su disponibilidad es rara en cualquier caso.

De hecho, el pescado generalmente se cocina antes de comerlo y el omega 3 se oxida al contacto con el calor. En cuanto a los frutos secos, contienen un tipo de omega 3 que nuestro organismo no puede asimilar.

Por tanto, la suplementación es fundamental. Un suplemento de omega-3 adecuado es el que está en forma de triglicéridos, que no ha sido sometido a altas temperaturas y que contiene el menor mercurio posible.

Cápsulas de omega-3 para climaterio.

Entender el proceso

Explicar el proceso y los medios para aliviarlo es fundamental para reducir la ansiedad sentido por las mujeres, por desconocimiento e incomprensión de lo que les está pasando.

Por otro lado, es fundamental garantizar que las mujeres no perciban esta etapa como una pérdida de salud sino como una oportunidad para cuidarla y mejorarla. Por tanto, es fundamental advertir a las mujeres sobre la efectividad de los distintos cambios que acabamos de comentar, en cuanto a mejorar los síntomas y reducir los riesgos asociados.

Adaptar tu estilo de vida a las nuevas necesidades es fundamental para vivir estas dos etapas de forma sana y serena.

  • Escobar Viana, M. y Sánchez-Nieva Lampaya, C. (2018). Dieta saludable y recomendada para mujeres en etapa climatérica. En Gázquez, JJ, Molero, MM, Pérez Fuentes, MC, Barragán, AB, Simón, MM & Martos, A. Salud y cuidado del desarrollo (págs. 187-192). España: ASUNIVEP. Consultado el 6 de noviembre de 2019. Recuperado de: https://dialnet.unirioja.es/servlet/libro?codigo=716848
  • Heras Córdova, MM, Recalde Ayona, AV, Rodríguez Vargas, RA, Bone Lajones, LI, Álava Magallanes, GD & De la Cruz Bermeo, L. (2017). Menopausia y actividad física: manual para el cuidado físico-educativo. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas, 36 (2): 138-149. Consultado el 6 de noviembre de 2019. Recuperado de: http://scielo.sld.cu/pdf/ibi/v36n2/ibi12217.pdf
  • Martínez Camilo, RV (2010). Trastornos del sueño y climatérico. Revista Cubana de Ginecología y Obstetricia, 36.(4): 585-593. Consultado el 6 de noviembre de 2019. Recuperado de: http://scielo.sld.cu/pdf/gin/v36n4/gin12410.pdf
  • Palacios, S., Cancelo, MJ, Castaño, MR, García, A., Pintó, X., Sánchez Borrego, R., Bannenberg, G & Gil, E. (2013). Ácidos grasos omega 3 y trastornos afectivos en la mujer. Cuadernos de medicina psicosomática y psiquiatría de enlace, 106: 23-30. Consultado el: 11/06/2019. Recuperado de: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4394211
  • Piñeiro Corrales, G., Rivero, NL y Culebras Fernández, JM (2013). Papel de los ácidos grasos omega 3 en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Nutrición Hospitalaria, 28(1): 1-5. Consultado el 6 de noviembre de 2019. Recuperado de: http://scielo.isciii.es/pdf/nh/v28n1/01revision01.pdf
fuente original
//oackoubs.com/4/3422023