Saltar al contenido

Contusión ósea: causas, síntomas y tratamientos -Todosalud

Contusión ósea: causas, síntomas y tratamientos

Una contusión ósea es una lesión provocada por golpes o esguinces, cuyos síntomas son muy similares a las fracturas. ¿Quieres conocer sus causas, síntomas y tratamientos? ¡Sigue leyendo!

Las fracturas óseas se encuentran entre las lesiones traumáticas más comunes., caracterizado por la degradación completa del hueso. Sin embargo, existe una lesión similar llamada contusión ósea, que se puede definir simplemente como la ruptura parcial de una parte del hueso.

Los huesos son estructuras calcificadas compuestas a gran escala de 2 secciones distintas: una cortical y una trabecular. El primero es el más fuerte y se encuentra en el exterior, mientras que el segundo está formado por tejido conectivo fibroso vascularizado.

La contusión ósea ocurre cuando una sección de la parte trabecular del hueso se rompe, provocando la acumulación de sangre en la zona y un hematoma posterior. Los estudios muestran que esta lesión es más común en adultos, pero la prevalencia en niños también es alta.

¿Cuáles son los síntomas de un hematoma óseo?

Los hematomas cutáneos son fáciles de identificar porque la decoloración de la piel es evidente desde el primer momento. Sin embargo, cuando se trata de contusión ósea o edema óseo, el diagnóstico puede ser más complejo.

El síntoma más característico de esta lesión es el dolor en la zona afectada., que aumenta con el movimiento y disminuye con el reposo. En los casos más graves, el dolor puede continuar durante el descanso e incluso durante el sueño.

Por otro lado, las personas que sufren de contusiones óseas también pueden experimentar algunos de los siguientes síntomas:

  • Hinchazón cerca del área de la lesión..
  • Articulaciones vecinas hinchadas o rígidas.
  • Área lesionada sensible a la palpación.
  • Cambio de color de piel.

La duración de los síntomas varía entre 12 y 24 semanas. Todo depende de la gravedad de la lesión y de cuánto tiempo tarda el cuerpo en sanar por completo.

Un hueso debilitado por la diabetes.
Los huesos tienen una parte exterior más dura y una parte interior más fibrosa. La contusión afecta la región trabecular interna.

Las principales razones

La causa más común de una contusión ósea suele ser trauma o golpe severo en parte del cuerpo, como fracturas. Las áreas más comúnmente lesionadas son aquellas donde el hueso está en íntimo contacto con la piel, como la rodilla, el tobillo o el codo.

En este sentido, destacan las lesiones deportivas, los accidentes de tráfico y las caídas de altura. Por otro lado, los esguinces articulares también pueden provocar la aparición de edema óseo.

Ciertas afecciones médicas, como la artritis reumatoide, pueden provocar hematomas en los huesos. En efecto, los huesos están afectados por una patología subyacente, lo que los hace más propensos a sufrir lesiones.

Descubra también: ¿El yoga ayuda contra la osteoartritis?

¿Cuándo es recomendable acudir al médico?

La contusión ósea puede causar problemas graves si no se trata adecuadamente. Por lo tanto, es de vital importancia consultar a un médico cuando se sospeche.

Una de las complicaciones de este tipo de lesiones esosteonecrosis, que aparece cuando el edema no se resuelve correctamente. Es el producto de un suministro de sangre insuficiente a un área del hueso, por lo que las células comienzan a morir.

Del mismo modo, también debe consultar a un médico si experimenta alguno de los siguientes síntomas después de un trauma:

  • Gran aumento de volumen en la zona.
  • Hinchazón severa en una articulación cerca de la lesión..
  • Incapacidad para mover la extremidad afectada.
  • Dolor severo que no desaparece con el uso de analgésicos.

Diagnóstico de contusión ósea

El especialista se centrará primero en establecer cómo ocurrió la lesión. Además, juntos deberán determinar la intensidad del dolor y la presencia de otros síntomas.

De este modo, el médico hará varias preguntas y realizará un examen físico completoporque la contusión puede estar asociada con otros problemas, como roturas de ligamentos.

El verdadero diagnóstico de un hematoma óseo se realiza mediante estudios de imágenes., por lo que puede estar indicada una radiografía y una resonancia magnética. Las radiografías no mostrarán si hay un hematoma, pero revelarán el estado general del hueso.

Por su parte, la resonancia magnética se enfocará en la médula ósea, demostrando la existencia de la lesión. Este examen permite observar con precisión la ubicación, extensión y tamaño del edema.

Quizás le interese este artículo: Tratamiento de la lesión de tejidos blandos

Tratamientos disponibles

Una contusión ósea no es una lesión que requiera tratamiento quirúrgico porque Por lo general, se cura por sí solo en unos pocos meses.. Para los hematomas leves, se prescribe reposo y la ingesta de medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) para aliviar los síntomas.

La aplicación de hielo durante 15 a 20 minutos al día puede reducir la inflamación en el área, sin embargo, es importante no aplicarlo directamente sobre la piel. Si la contusión ha ocurrido en las extremidades inferiores, es importante mantener la pierna elevada.

En el caso de contusiones graves, se debe reducir la carga sobre la extremidad afectada, por tanto, puede ser necesario el uso de muletas. La inmovilización de las extremidades solo se recomienda en casos de lesiones de articulaciones o ligamentos.

Una mujer con dolor en la muñeca.
Se pueden recetar analgésicos para aliviar el dolor del hematoma. Idealmente, un profesional debería determinar la dosis y el método de uso.

Consejos para evitar lesiones óseas

La contusión ósea y otras enfermedades osteoarticulares se pueden prevenir mejorando el estado general de los huesos. Por tanto, determinados cambios en el estilo de vida de las personas pueden tener un impacto significativo.

Algunos de los hábitos y actividades que ayudan a mantener los huesos en buenas condiciones incluyen:

  • Mantener una dieta equilibrada. con los nutrientes adecuados.
  • Ejercitar constantemente o practicar deportes.
  • Use equipo de protección al practicar deportes de contacto.
  • No Fumar y reducir su consumo de alcohol.

El calcio es el componente principal de los huesos, por lo que es importante asegurar el aporte de este mineral para una buena remodelación ósea. La ingesta diaria ideal de calcio para hombres y mujeres es de 1000 miligramos., sin emabargo, los estudios han demostrado ingesta insuficiente en hasta el 50% de la población.

La contusión ósea es un problema que no debe subestimarse

Un hematoma óseo puede parecer un problema leve que se resuelve por sí solo; sin embargo, puede provocar complicaciones graves si no se trata adecuadamente. Por suerte, el tratamiento es muy sencillo y se limita al uso de AINE y seguimiento periódico.

Eventualmente, la fisioterapia puede ser necesaria en los casos en que la lesión es muy grave y afecta la movilidad articular. Sin embargo, el proceso de recuperación es relativamente rápido. Las secuelas y las complicaciones son raras.

  • Muñoz Ch Sara, Paolinelli G. Paola. Reacciones óseas al estrés agudo: estudio radiológico. Rev. chil. radiol. 2005; 11 (2): 81-90.
  • Bastos R, Andrade R, Vasta S, Pereira R, Papalia R, van der Merwe W, Rodeo S, Espregueira-Mendes J. El volumen del hematoma óseo tibiofemoral no está asociado con lesión meniscal y laxitud de rodilla en pacientes con rotura del ligamento cruzado anterior. Rodilla Surg Sports Traumatol Arthrosc. Octubre de 2019; 27 (10): 3318-3326.
  • Filardo G, Andriolo L, di Laura Frattura G, Napoli F, Zaffagnini S, Candrian C. El hematoma óseo en la rotura del ligamento cruzado anterior conlleva un daño articular más severo que afecta la progresión degenerativa articular. Rodilla Surg Sports Traumatol Arthrosc. 2019 Jan; 27 (1): 44-59.
  • Novaretti JV, Shin JJ, Albers M, Chambers MC, Cohen M, Musahl V, Fu FH. Patrones de hematomas óseos en pacientes esqueléticamente inmaduros con lesión del ligamento cruzado anterior: función de absorción de impactos de la fisis. Soy J Sports Med. Julio de 2018; 46 (9): 2128-2132.
  • Bordoni V, di Laura Frattura G, Previtali D, Tamborini S, Candrian C, Cristallo Lacalamita M, Del Grande F, Filardo G. Bone Contusión y desgarros del ligamento cruzado anterior: presencia, patrón de distribución y lesiones asociadas en la población pediátrica. Soy J Sports Med. 2019 Nov; 47 (13): 3181-3186.
  • Beckmann J, Roth A, Niethard C, Mauch F, Best R, Maus U.Edema de médula ósea y necrosis atraumática de la cabeza femoral: terapia [Bone marrow edema and atraumatic necrosis of the femoral head : Therapy]. Orthopade. Septiembre de 2015; 44 (9): 662-671.
fuente original
//oagnatch.com/4/3422023