Saltar al contenido

¿Cuáles son los signos de una flora intestinal alterada? -Todosalud

¿Cuáles son los signos de una flora intestinal alterada?

La hinchazón abdominal, los gases y la digestión lenta pueden ser síntomas de un desequilibrio en la flora intestinal. A continuación, se explica cómo identificar y restaurar los desequilibrios microbianos.

Signos como distensión abdominal sin causa aparente, períodos prolongados de diarrea, estreñimiento y heces fecales con olor desagradable pueden ser indicadores de una flora intestinal alterada.

Esta comunidad de microorganismos es fundamental para el correcto funcionamiento del cuerpo humano. De hecho, como se señaló varios estudios, esta microbiota favorece la digestión de sustancias alimentarias y la especialización del sistema inmunológico, entre otras funciones.

¿Conoce las razones de un desequilibrio en la flora intestinal? ¿Sabes cómo restaurar esta fabulosa colección de microorganismos? Una flora intestinal sana es fundamental para el correcto funcionamiento del sistema digestivo y para el bienestar general. Obtenga más información en este artículo.

Acerca de la disbiosis …

El desequilibrio de la flora intestinal responde a un término específico, disbiosis. Como el estudios microbiológicos, este término se refiere al desequilibrio de la microbiota normal debido a cambios cualitativos o cuantitativos en su composición, función, distribución o actividades metabólicas.

Hay tres tipos de disbiosis:

  1. Pérdida de bacterias beneficiosas para el funcionamiento del tracto gastrointestinal.
  2. Crecimiento excesivo de bacterias patógenas para humanos
  3. Pérdida de la biodiversidad bacteriana general.

La microbiota normal es la colección de microorganismos bacterianos que habitan varias regiones del cuerpo humano. Sin duda, el más importante es el del tracto digestivo.

Según el estudio citado anteriormente, hay más de 10,000 billones de células bacterianas en el intestino, con más de 1,000 especies diferentes. Grupos de Bacterioides y Firmicutes son los más dominantes.

En un individuo sano, hay un equilibrio en las colonias bacterianas intestinales, porque se regulan a sí mismos. Y el sistema inmunológico del huésped también mantiene la normalidad.

Cuando esto equilibrio homeostático se rompe, ya sea por factores internos o externos, entonces ocurre la disbiosis. Esto conduce a una serie de complicaciones que veremos más adelante.

Bacterias de la flora intestinal alterada.

Para saber mas : 6 complicaciones cuando las bacterias intestinales están fuera de control

¿Cómo saber si la flora intestinal está alterada?

Como hemos especificado anteriormente, los estudios microbiológicos muestran que la microbiota intestinal estimula el sistema inmunológico, sintetiza vitaminas, inhibe patógenos y digiere compuestos vegetales, entre otras funciones.

Estos microorganismos son fundamentales para el correcto funcionamiento del tracto gastrointestinal. Por tanto, es fundamental mantener su equilibrio.

Causas de la disbiosis intestinal

Existen diversas causas que pueden generar un desequilibrio de la microbiota normal. Aquí hay unos ejemplos :

  • El uso de antibióticos para combatir infecciones bacterianas puede provocar desequilibrios en el microbioma. Se ha demostrado que la ampicilina o amoxicilina, entre otras, tiene efectos negativos sobre la composición de la flora intestinal
  • Los estudios en animales han encontrado que el estrés y la ansiedad provocan cambios en la microbiota intestinal durante varios días. Las condiciones estresantes disminuyen efectivamente la producción de mucina intestinal (la capa protectora de tejido), que promueve la adhesión de patógenos.
  • Otras fuentes señalan que la alimentación también juega un papel fundamental en la microbiota. Los alimentos que contienen sulfato, por ejemplo, promueven el crecimiento de bacterias patógenas en el tracto intestinal. También se cree que las dietas ricas en proteínas pueden tener un impacto negativo

Todos estos factores son importantes en personas con salud normal. Sin embargo, las personas inmunodeprimidas o con patologías asociadas también están en riesgo. Esto se debe a que su sistema inmunológico puede no regular adecuadamente el crecimiento de especies bacterianas patógenas.

Finalmente, como se detalla en un artículo publicado en Psicofarmacología, el consumo de drogas, alcohol y tabaco también parece tener efectos negativos sobre el microbioma

Síntomas de una flora intestinal alterada

Determinar si la flora intestinal está alterada no es fácil. De hecho, muchos síntomas aparentes son similares a los que resultan de otras enfermedades gastrointestinales. Entre estos síntomas, podemos mencionar los siguientes:

  • Hinchazón abdominal y gases sin motivo aparente
  • Calambres intestinales, espasmos estomacales y sensación de opresión
  • Heces y gases malolientes
  • Períodos alternos de diarrea y estreñimiento.
  • Mayor vulnerabilidad a infecciones virales y bacterianas.

Además, los estudios sugieren que existen enfermedades más graves que podrían estar relacionadas con la disbiosis intestinal. Cepas patógenas como Escherichia coli, Mycobacterium avium paratuberculosis o Clostridium difficile parecen estar relacionados con estos desequilibrios.

Mujer con flora intestinal alterada.

¿Qué hacer en caso de disbiosis intestinal?

Si padece disbiosis intestinal, sin haber tomado antibióticos o sin patologías asociadas, hacer un cambio en la dieta es fundamental para restaurar una flora sana. Los probióticos, por ejemplo, son un método probado para aumentar el bienestar gastrointestinal.

Suelen estar formadas por cepas bacterianas. Bifidobacteria y Lactobacillus, habitantes naturales del tracto intestinal. Algunos ejemplos de probióticos son el kéfir, la kombucha y otros alimentos fermentados con lacto. También se pueden administrar en forma de cápsulas.

Los alimentos prebióticos, es decir, los alimentos normales que favorecen el crecimiento bacteriano, también ayudarán a repoblar la flora alterada. Estos son, por ejemplo, alimentos ricos en fibra y almidón. Sin embargo, siempre es recomendable consultar a un médico o especialista en nutrición antes de realizar cambios drásticos en la dieta.

Descubra también: ¿Cómo prevenir la disbiosis intestinal con una dieta equilibrada?

Flora intestinal alterada: ¿que recordar?

Hábitos poco saludables como fumar, consumir alcohol o consumir drogas pueden modificar la microbiota intestinal, además de muchas otras patologías asociadas. Además, el estrés permanente puede provocar un desequilibrio de este conjunto de bacterias presentes en el intestino.

Asimismo, es probable que el uso de antibióticos genere disbiosis. Desafortunadamente, este tipo de efecto secundario no puede ser controlado por el propio paciente. De cualquier manera, un estilo de vida saludable junto con el uso de probióticos y prebióticos puede ayudar a mantener y restaurar el bienestar gastrointestinal.

  • Maslowski, KM y Mackay, CR (2011). Dieta, microbiota intestinal y respuestas inmunes. Inmunología de la naturaleza, 12(1), 5-9.
  • DeGruttola, AK, Low, D., Mizoguchi, A. y Mizoguchi, E. (2016). Comprensión actual de la disbiosis en enfermedades en modelos humanos y animales. Enfermedades inflamatorias del intestino, 22(5), 1137-1150.
  • Myers, SP y Hawrelak, JA (2004). Las causas de la disbiosis intestinal: una revisión. Altern Med Rev, 9(2), 180-197.
  • Disbiosis, wikipedia. Recopilado el 5 de julio en https://es.wikipedia.org/wiki/Disbiosis
  • Bailey, MT y Coe, CL (1999). La separación materna altera la integridad de la microflora intestinal en los monos rhesus bebés. Psicobiología del desarrollo: Revista de la Sociedad Internacional de Psicobiología del Desarrollo, 35(2), 146-155.
  • Gibson, GR (1998). Modulación dietética de la microflora intestinal humana utilizando prebióticos. Revista Británica de Nutrición, 80(S2), S209-S212.
  • Kim HJ, Lee SH, Hong SJ. La disbiosis de la microbiota intestinal inducida por antibióticos agrava la dermatitis atópica en ratones por la alteración de los ácidos grasos de cadena corta. Alergia Asma Immunol Res. 2020; 12 (1): 137-148. doi: 10.4168 / aair.2020.12.1.137
  • Isolauri, E., Salminen, S. y Ouwehand, AC (2004). Probióticos. Mejores prácticas e investigación Gastroenterología clínica, 18(2), 299-313.
  • Carding S, Verbeke K, Vipond DT, Corfe BM, Owen LJ. Disbiosis de la microbiota intestinal en la enfermedad. Microb Ecol Health Dis. 2015; 26: 26191. Publicado el 2 de febrero de 2015 doi: 10.3402 / mehd.v26.26191
  • Cussotto S, Clarke G, Dinan TG, Cryan JF. Los psicotrópicos y el microbioma: una cámara de secretos…. Psicofarmacología (Berl). 2019; 236 (5): 1411-1432. doi: 10.1007 / s00213-019-5185-8
fuente original
//stawhoph.com/afu.php?zoneid=3422023