Saltar al contenido

Esguince de rodilla: causas, síntomas y recomendaciones. -Todosalud

Esguince de rodilla: causas, síntomas y recomendaciones.

Un esguince de rodilla es una patología asociada a menudo al deporte, pero no solo afecta a los deportistas. Puede ocurrir a raíz de un movimiento en falso de las extremidades inferiores o de un accidente doméstico.

Un esguince de rodilla es en realidad un nombre genérico para otras patologías más específicas relacionadas con esta articulación. No existe como tal, porque su tratamiento depende del ligamento lesionado. Estamos ante una región compleja del cuerpo, especialmente en lo que respecta a sus tejidos blandos.

Hablamos de un esguince cuando los ligamentos se estiran más allá de lo que deberían. Superan su límite y se lesionan, lo que conduce a la pérdida de su elasticidad característica. En el caso de la rodilla, los tejidos implicados son los ligamentos cruzados (los que están en la articulación), los laterales (por fuera) o los internos.

Causas del esguince de rodilla

Un esguince de rodilla puede tener muchas causas, sobre todo si tenemos en cuenta que cada ligamento puede lesionarse según su propio mecanismo. Estos últimos no serán los mismos para los ligamentos cruzados que para los laterales, por ejemplo.

los deportistas son los más expuestos a esta lesión. En cada disciplina, existe un riesgo mayor o menor de distender uno u otro tejido. Pero como bien sabemos, Es posible padecer este trastorno en casa, a raíz de un accidente cotidiano.

Por ejemplo, puede atascarse el pie en un bloque mal colocado y hacer que la extremidad inferior se tuerza sobre sí misma. Además, deportes como el fútbol conllevan un alto riesgo de lesión de los ligamentos cruzados.

Otra causa común son los choques frontales de automóvil, ya que pueden involucrar compresión de las extremidades. En el caso de los ligamentos laterales, es un deporte como rugby que puede causar un esguince, debido a los golpes laterales entre jugadores.

Esguince de rodilla en una mujer.
Un esguince de rodilla es una lesión común entre los atletas. Sin embargo, también puede ocurrir en accidentes domésticos o automovilísticos.

Lea también: Luxación de rodilla: causas, tratamiento y rehabilitación

Grados de gravedad de las lesiones

Un esguince de rodilla se clasifica en varios grados, según su gravedad. Esta clasificación Es habitual en las distensiones ligamentosas y determina los tratamientos adecuados.

Primer grado

El esguince de rodilla de primer grado es la forma más leve. En general, la persona que ingresa a este entorno clínico tiene síntomas persistentes de dolor leve y movilidad algo reducida. Este tipo de esguince ocurre cuando se estiran algunas fibras del ligamento, pero no todas. Tampoco hay rotura, por lo que es poco probable que aparezca un hematoma en esta área.

Segundo grado

Según clasificación trauma, este grado de esguince de rodilla implica una ruptura de más de la mitad del ligamento afectado. La funcionalidad de la rodilla es moderada y la actividad actual debe interrumpirse. El dolor es agobiante, hasta el punto de tener que descansar.

Tercer grado

La forma más grave es la rotura de ligamentos. Muy a menudo, puede ser una ruptura total de uno de los ligamentos cruzados o laterales. La situación es grave y requiere cirugía para reparar el daño.

Luego, la rodilla permanece inmovilizada durante el tiempo necesario para que la lesión sane. reposo y sana. Pueden aparecer hematomas, lo que indica la rotura del tejido.

Síntomas de esguince de rodilla

Podemos decir eso El dolor es el sello distintivo de estos esguinces, independientemente del ligamento afectado.. Lo que puede variar es la ubicación del dolor y su aparición dependiendo de este o aquel movimiento. los ligamentos cruzados son sensibles a moverse hacia adelante y hacia atrás, mientras que a otros no les gusta moverse hacia los lados.

La desventaja será acorde con el grado de gravedad. En casos leves, puede seguir caminando, pero no corriendo. A partir del segundo grado, el descanso es casi obligatorio.

La rodilla y sus tejidos blandos pueden inflamarse.. Su desarrollo dependerá de la posición que adopte la persona lesionada. De hecho, si se alarga y levanta el miembro inferior, los fluidos se pueden redistribuir y desinflar la zona gracias a la gravedad, que también alivia el dolor. Por el contrario, si no descansa, la inflamación aumentará y ejercerá presión sobre los nervios y las arterias.

El hematoma varía de un caso a otro. Como los ligamentos no están vascularizados, su rotura no conduce a un flujo sanguíneo subcutáneo. Los tejidos circundantes, por otro lado, están vascularizados y pueden causar hemorragia interna si se ven afectados. Para el segundo y tercer grado de gravedad, por lo tanto, es habitual observar un cambio en el color de la piel debido a esta extravasación de sangre.

Posibles tratamientos

Aunque el tratamiento de un esguince de rodilla depende del ligamento afectado y del grado de gravedad, encontramos aproximadamente los mismos medios en todos los casos:

  • Medicamentos : los analgésicos y antiinflamatorios son prescrito por los médicos para aliviar los síntomas. No resuelven el problema original.
  • Reposiciones : esta es una de las claves para la curación. La articulación debe descansar para ayudar a la curación natural, si es posible. En caso de rotura total, se indicará reposo a la espera de la intervención.
  • Inmovilización : la aplicación de un vendaje puede ayudar a reabsorber los líquidos extravasados, así como a apoyar la rodilla para aliviar el dolor. En los casos más graves optaremos por un yeso rígido o un sistema de férulas con soportes externos para asegurar la estabilidad. Las rodilleras elásticas son una posible opción para las lesiones de primer grado.
  • Cirugía : el tercer grado del esguince de rodilla requiere una Intervención quirúrgica para reparar ligamentos rotos. El cirujano traumatólogo decidirá la mejor técnica para promover la recuperación postoperatoria. Como se trata de una situación complicada, se puede esperar que la recuperación sea lenta.

Esguince de rodilla en un paciente.
El tratamiento para un esguince de rodilla varía según la gravedad de la lesión. Si bien algunos casos mejoran con el reposo, otros necesitan cirugía.

Para descubrir: 5 ejercicios que no afectarán tus rodillas

Recuperación

El proceso de recuperación de un esguince de rodilla se lleva a cabo en diferentes etapas. El primero es el descanso, que es casi obligatorio en todos los casos. Los pacientes deben respetar esto para asegurar un buen progreso y recuperar su calidad de vida inicial.

En todos los casos se debe tener en cuenta la lentitud de la cicatrización. La duración habitual es de un mes, pero si uno ha pasado por la cirugía, este período puede ir de simple a doble. Más aún si se planea retomar una actividad deportiva avanzada, lo que implica entonces una plan de rehabilitación que puede tardar de 3 a 6 meses.

En cuanto a la fisioterapia, será el fisioterapeuta quien defina el mejor enfoque.. Puede realizar maniobras mecánicas y manuales o integrar ultrasonido y magnetismo. Cuente un mínimo de 10 sesiones.

¿Podemos prevenir un esguince de rodilla?

En el deporte, la prevención de lesiones asociadas a la práctica es un tema que alimenta a muchos literatura. Lo cierto es que puede prevenir un esguince de rodilla si tiene cuidado al hacer ejercicio y que se cuide de calentar los músculos y no de agotarlos.

En cualquier caso, hay accidentes que, como su nombre indica, son inevitables. Tener calzado adecuado puede reducir el riesgo de tropezar, pero no lo protegerá de una colisión frontal, por ejemplo.

Su condición física también puede ayudar a prevenir esta lesión. Las personas con músculos tonificados de las extremidades inferiores tienen un menor riesgo de torcedura porque estos tejidos actúan como estabilizadores de la articulación.

En caso de dolor o inflamación de la rodilla, se recomienda consultar a un médico. Es posible que el esguince de primer grado no se note cuando ocurre y puede continuar progresando lentamente. La consulta permite en este momento prevenir su evolución para no dañar el ligamento más de lo que ya está.

  • Olivera, G., MS Holgado y J. Cabello. «Lesiones deportivas frecuentes en atención primaria». Formación médica continua FMC en atención primaria 8.5 (2001): 307-320.
  • Monsalve, Francisco J. «Abordaje del esguince de rodilla». Enfoque del trauma ortopédico: primera edición.
  • Lustig, S. y col. «Lesiones ligamentosas recientes en la rodilla del adulto». Locomotor EMC-Aparato 46.2 (2013): 1–19.
  • Lucendo Marañés, L., et al. «Lesiones de rodilla». Canarias médico y quirúrgico (2012).
  • Mazières, B. «Diagnóstico de dolor de rodilla no traumático en adultos». Locomotor EMC-Aparato 47,4 (2014): 1–15.
  • Peralta, Albert J. Macías, et al. «Consideraciones sobre la gravedad de los problemas de esguince en el paciente». Polo de conocimiento: Revista científico-profesional 4.5 (2019): 398-410.
  • Ama de casa a menudo, Elisabet Wendy. «Vendaje funcional VS vendaje neuromuscular en atletas que han sufrido un esguince de rodilla grado I LLI». (2017).
  • Pelfort-López, X., et al. «Cirugía de revisión del ligamento cruzado anterior. ¿Una o dos etapas?». Artroscopia Rev Esp Cir Articul 27,3 (2020): 233-43.
  • Gaibor León, Ivonne Alexandra. Reeducación funcional posquirúrgica del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Tesis de licenciatura. Universidad Técnica de Ambato-Facultad de Ciencias de la Salud-Carrera de Fisioterapia, 2016.
  • Cárdenas Sandoval, Rosy Paola. Modelo computacional y experimental del comportamiento mecánico y biológico de fibroblastos aislados del ligamento colateral de la rodilla expuestos a estímulos biofísicos de ultrasonido. Diss. Sede de la Universidad Nacional de Colombia-Bogotá, 2019.
  • del Valle Soto, Miguel, et al. «Lesiones deportivas» versus «accidentes deportivos. Documento de consenso. Grupo de prevención deportiva de la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED-FEMEDE)». Archivos de medicina deportiva: revista de la Federación Española de Medicina del Deporte y la Confederación Iberoamericana de Medicina del Deporte 35.1 (2018): 6 a 16.
  • Cardoso, Pedro Gil Guimarães. «Prevención y rehabilitación de los músculos isquiotibiales y las lesiones del ligamento cruzado anterior en el contexto deportivo». (2018).
fuente original
//luvaihoo.com/afu.php?zoneid=3422023