Saltar al contenido

Tendinitis del hombro: síntomas, causas y tratamiento -Todosalud

Tendinitis del hombro: síntomas, causas y tratamiento

La tendinitis del hombro es una afección traumática muy vergonzosa para las personas que la padecen. En los casos más graves, limita el movimiento y provoca un dolor intenso.

La tendinitis en el hombro puede impedir que una persona realice sus actividades diarias durante varios días. A veces, en casos más graves, se necesitan semanas para recuperar la movilidad y la fuerza normales.

La tendinitis es la inflamación de un tendón del cuerpo que aumenta de tamaño debido a esta inflamación. Dado que el aumento de masa se debe a los líquidos y al mismo proceso patológico, se pierde fuerza, así como funcionalidad.

Además, cabe señalar que un tendón es una estructura fibrosa que conecta un hueso con un músculo o con un grupo de músculos. En otras palabras, los tendones unen el músculo con el tejido óseo para desarrollar los diferentes movimientos.

Como otras tendinitis, la tendinitis del hombro es una reacción debida a una sobrecarga de la anatomía debida a un uso intensivo o repetido. El problema con esta articulación en particular es que el dolor suele ser repetitivo y el paciente debe tomar precauciones en todo momento.

Más de la mitad de los seres humanos sufrirán tendinitis en algún momento de su vida. Esto indica la importancia de esta lesión. En el caso del hombro, es uno de los más habituales.

Causas de la tendinitis en el hombro.

La sobrecarga de energía o el uso intensivo o repetitivo de un tendón pueden provocar inflamación. Respecto a la tendinitis en el hombro, la articulación sobreutilizada será la cintura escapular que conecta elhúmero, clavícula y escápula.

En personas de cierta edad, hay que sumar también el factor osteoartritis. Cuando las articulaciones se vuelven más rígidas con el tiempo, es más común desarrollar tendinitis en el hombro con menos esfuerzo.

Sin embargo, los huesos no son los únicos que sufren en la vejez. Los tendones también se atrofian y endurecen con el paso de los años. Cuanto menos flexible sea el tendón, más lógico es que su estiramiento provoque inflamación.

Por otro lado, los deportistas que utilizan sus miembros superiores durante el entrenamiento constituyen un grupo de riesgo. El remo, el baloncesto, el boxeo, el béisbol y otros deportes son propensos a la tendinitis en el hombro.

Por tanto, surgió la distinción entre deportes y trastornos degenerativos. Los trastornos deportivos ocurren en jóvenes que practican deportes que involucran muchos movimientos de hombros. Por otra parte, Los trastornos degenerativos se desarrollan en personas mayores con antecedentes de osteoartritis.

Una mujer con tendinitis en el hombro.

Lea también: 7 ejercicios para fortalecer los hombros

Síntomas de tendinitis en el hombro.

Una vez que ha aparecido la tendinitis en el hombro, el primer síntoma es el dolor durante ciertos movimientos. El dolor incluso puede ocurrir con pequeños giros en la articulación.

También hay sensibilidad en el área afectada. La palpación es dolorosa, especialmente en el trayecto de los tendones más inflamados. Además, la ropa ajustada puede provocar irritación y malestar durante los episodios agudos.

El dolor se intensifica por la noche por la posición que adoptamos para dormir. El hombro está sometido a más presión y el descanso se interrumpe debido a ello. Muchos pacientes necesitan dormir sentados para reducir el dolor.

La impotencia funcional es sin duda lo que más se ve afectado. El hombro con tendinitis no puede estirarse ni agarrar objetos que están relativamente cerca. Preparar la comida, hacer ejercicio, vestirse, ponerse los zapatos son cosas difíciles, entre muchas otras cosas.

La tendinitis en el hombro es una inflamación dolorosa.

Descubra también: ¿Cómo tratar el dolor en los hombros?

Tratamiento

El tratamiento de la tendinitis en el hombro es conservador en la mayoría de los casos. El objetivo es evitar la cirugía artroscópica y optar por medios físicos, basados ​​en la rehabilitación.

Para ello, se desarrollan programas a medida de cada paciente. De hecho, el enfoque no es el mismo para una persona mayor con osteoartritis que para un atleta joven lesionado durante el entrenamiento. Las posibilidades para el futuro también son diferentes.

El uso de medicamentos antiinflamatorios queda a criterio del médico tratante y del paciente. Se utilizan para reducir la inflamación en la zona, pero si no van acompañadas de fisioterapia, reposabrazos y aplicación local de frío, el verdadero efecto es difícil de conseguir. Están indicados al inicio del trastorno para mejorar las sensaciones.

Entre los medicamentos antiinflamatorios, hay dos opciones: esteroides y no esteroides. Los primeros son los corticosteroides que deben usarse durante un período de tiempo limitado en número de días y dosis, con el fin de prevenir efectos secundarios. Estos últimos permiten una mayor flexibilidad, aunque también presentan reacciones adversas relacionadas con el sistema digestivo.

La tendinitis del hombro es diferente según la edad.

Es obvio que la tendinitis en el hombro no la experimentan todos de la misma manera. En algunos casos, pasa desapercibido y no afecta la vida diaria de una persona. Después de dos semanas, el problema se resolvió y nadie se dio cuenta.

Es diferente para un deportista, por ejemplo, que siente que su actividad y entrenamiento son limitados. O para una persona que trabaja en oficinas equipadas con computadoras y que ya no puede trabajar debido al dolor de estar sentado.

En este caso, es mejor consultar a un médico. El profesional realizará unos exámenes de diagnóstico y, si es necesario, administrar sesiones con un fisioterapeuta.

  • Marzoa, I. Ferreiro, et al. «Tratamiento rehabilitador del hombro doloroso». Rehabilitación 39.3 (2005): 113-120.
  • Bravo Acosta, Tania y col. «Valor de la ecografía musculoesquelética en el dolor agudo de hombro». Revista Cubana de Medicina Física y Rehabilitación 8.2 (2017): 256-258.
  • Jiménez-Martín, A., et al. «Tratamiento de la tendinitis calcificada del hombro mediante artroscopia». Fondo de Trauma MAPFRE 23 (2012): 32-37.
fuente original
//zuphaims.com/afu.php?zoneid=3422023