Saltar al contenido

¿Cómo funciona la radioterapia? -Todosalud

¿Cómo funciona la radioterapia?

Hoy en día, la radioterapia se ha vuelto mucho más precisa y tiene menos consecuencias negativas que en el pasado. Este tratamiento se usa para destruir las células cancerosas mediante la aplicación de alta radiación.

La radioterapia es un tratamiento oncológico. Se basa en el uso de radiaciones ionizantes como rayos gamma, protones y partículas alfa. Esta técnica utiliza alta frecuencia para destruir las células cancerosas.

L ‘Instituto Nacional del Cáncer lo define como un tratamiento que utiliza altas dosis de radiación para destruir y reducir los tumores. Este es un proceso local porque el objetivo es destruir las células cancerosas donde se encuentran.

Este tratamiento se practica desde hace un siglo. Los avances en física, oncología e informática han permitido avanzar mucho en esta especialidad. También se reflejan en la mejora tecnológica de los equipos en cuanto a calidad y precisión.

¿Cómo funciona la radioterapia?

La radioterapia implica el uso de mucha energía para dañar el ADN de Células cancerígenas, produciendo así pequeñas fallas en su interior. De esta manera, ya no pueden dividirse y crecer.

La radiación es eficaz porque se aplica localmente a las células oncológicas. Estos se reproducen más rápido que las células normales y no pueden reparar el daño que sufren de manera efectiva. Si bien es cierto que las células normales también se ven afectadas por la radioterapia, aún pueden sanar entre sesiones.

Este proceso se realiza durante varios días o semanas porque una sola aplicación no es suficiente para conducir a la muerte celular. Una vez que se ha destruido la capacidad reproductiva de las células cancerosas, el cuerpo la libera de forma natural; se descomponen y el cuerpo se deshace de ellos.

Radioterapia dirigida al cerebro.

La radioterapia busca destruir las células cancerígenas a través de la radiación.

Siga leyendo: Metástasis óseas: síntomas y tratamientos

¿Quiénes son los que aplican este tratamiento?

Durante el tratamiento de radioterapia intervienen varios profesionales médicos. En general, encontramos personas como:

  • El oncólogo radioterapeuta: es el médico quien supervisa todos los tratamientos de radiación contra el cáncer porque está capacitado para administrarlos correctamente.
  • El radiofísico: es físico especializado en radiaciones. Su función es asegurar que el equipo que emite los rayos esté funcionando correctamente y que se administre la dosis correcta de rayos.
  • El técnico dosimétrico: esta es la persona que ayuda al médico y al físico de radiación a planificar el tratamiento.
  • El radiotécnico: esta es la persona responsable de operar el equipo de radiación y de dar instrucciones al paciente.
  • La enfermera radioterapeuta: tiene una formación especial en radioterapia para asistir al paciente y brindarle información.

Cabe señalar aquí que el tratamiento varía en función del tipo de radioterapia a aplicar. Los tipos de radioterapia más utilizados son:

  • Interno: si se coloca la fuente de radiación en el cuerpo.
  • Externo: cuando los rayos se dirigen desde fuera del cuerpo hacia el tumor.
  • Sistémico: si se utilizan medicamentos radiactivos.

Efectos secundarios de la radioterapia

La aplicación de radioterapia puede dañar las células sanas que se encuentran cerca de las células cancerosas. Si bien es cierto que pueden recuperarse, pueden aparecer algunos efectos secundarios. Varían según cada caso. Los más frecuentes son El seguimiento :

  • Preocupaciones de la piel: sequedad, picazón o descamación, así como ampollas. Estos problemas tienden a desaparecer después de algunas semanas.
  • Fatiga: sensación de estar cansado todo el tiempo.

Los efectos secundarios están relacionados con la parte del cuerpo que recibió una dosis de radiación:

  • Cabeza y cuello: puede encontrar sequedad y llagas en la boca y en las encías, así como dificultad para tragar, mandíbulas rígidas, náuseas, caries o un tipo de inflamación llamada linfedema.
  • Tórax: dificultad para respirar o tragar, dolor en los senos o pezones, rigidez de hombros, tos, fiebre y plenitud en el pecho, también llamado neumonía por radiación y fibrosis por radiación.
  • Estómago y abdomen: hay náuseas, vómitos o diarrea.
  • Pelvis: diarrea, sangrado rectal, incontinencia, irritación de la vejiga, disfunción eréctil y dosis más baja de semen en hombres. Son alteraciones habituales. En las mujeres, hay cambios en la menstruación y síntomas de la menopausia precoz.
Paciente sometido a radioterapia.

Los efectos secundarios son comunes porque las células normales no oncológicas también sufren los efectos del tratamiento.

Lea también: Cómo combatir el cáncer de útero

Recomendaciones generales si necesita tomar este tratamiento

Antes de comenzar el tratamiento con radioterapia, se debe preguntar al médico cómo funcionará y cuáles serán los posibles efectos secundarios. Se puede recomendar una dieta especial para combatir inconvenientes como náuseas o dificultad para comer.

Durante el tratamiento, el cuerpo gasta mucha energía tratando de curarse. Por tanto, se recomiendan alimentos ricos en proteínas y calorías porque permiten al paciente mantener un peso adecuado. Un plan nutricional saludable y equilibrado ayudará a compensar el gasto de energía.

Se debe prestar especial atención a la piel porque es el primer órgano que recibe radiación. No es recomendable utilizar cremas u otros productos sin antes consultar a un médico. Finalmente, se recomienda llevar ropa holgada, sin elásticos que puedan rozar la zona donde se recibe la radiación; esto ayuda a prevenir llagas o descamación.

  • Sánchez, NC (2013). Conocer y comprender la célula cancerosa: fisiopatología del cáncer. Revista Médica Clínica Las Condes, 24 (4), 553-562.
  • Bayo, N. (2001). Reacción celular a la radiación. Radiobiología, 1 (1), 9-11.
  • Guinot, JL (2004). Entre el miedo y la esperanza: la experiencia de afrontar el cáncer. Anaya-España.
  • Nejaim, Yuri y col. «Racionalización de la dosis de radiación». Revista Estomatológica Herediana 25.3 (2015): 238-245.
  • Torrecilla, José López y Ernesto Bataller Alonso. “Situación de la braquiterapia en España. Análisis de complejidad y tiempos de preparación y tratamiento. » Revista de Oncología 3.2 (2001): 91-99.
  • Exposito, José, et al. “Variabilidad en los tratamientos de radioterapia externa. Estudio de los hospitales públicos de Andalucía. » Var Pract Med Sist Nac Salud 3.2 (2009): 236-240.
  • García López, Andrea. «Radioisótopos de yodo con aplicaciones biomédicas». (2017).
  • Villarín, Alfredo J. Lucendo, Laura Polo Araujo y Jesús Noci Belda. «Atención de enfermería en pacientes con cáncer de cabeza y cuello tratados con radioterapia». Enfermería clínica 15,3 (2005): 175-179.
  • Heredia, Gilda Lucia Garcia, et al. «Manifestaciones orales por radioterapia en pacientes geriátricos con cáncer de cabeza y cuello». Revista Cubana de Estomatología 54.4 (2017): 1 a 11.
  • Montero, A. y col. «Control de síntomas crónicos: efectos secundarios del tratamiento con Radioterapia y Quimioterapia». Oncología (Barcelona) 28,3 (2005): 41-50.
  • Kelsey, Thomas, Raúl de Diego Burillo y Justo Callejo Olmos. «Radioterapia y gonadotoxicidad femenina». Preservación de la fertilidad en el paciente con cáncer. (2009): 43.
fuente original
//luvaihoo.com/afu.php?zoneid=3422023