Saltar al contenido

Laringectomía: ¿por qué se realiza y cuáles son sus repercusiones? -Todosalud

Laringectomía: ¿por qué se realiza y cuáles son sus repercusiones?

La laringectomía tiene un impacto vital en los jóvenes y las mujeres. El cambio de voz da lugar a un proceso de adaptación que es exigente y requiere apoyo emocional y psicológico.

La laringectomía es un procedimiento quirúrgico en el que se extirpa completamente la laringe. Este tipo de operación provoca grandes cambios en quienes se someten a ella. Los más notables son la pérdida de la voz faríngea, alteraciones en el olfato, cambios en la respiración y cambios en la apariencia personal.

Aquellos que se someten a una laringectomía deben tener una traqueotomía de por vida. Se trata de una abertura en la tráquea, con un tubo insertado, que facilita el paso del aire a los pulmones. Esto implica un cuidado permanente.

Los efectos de la laringectomía son muy variados e involucran varias limitaciones diarias. Estos pacientes necesitan reeducar su voz y pueden tener dificultad para tragar la comida y hacer un esfuerzo.

¿Quién debería someterse a una laringectomía?

La laringe en una mujer.

Durante una laringectomía, los médicos extirpan completamente la laringe.

Hay dos vías diferentes en la laringe: una conduce al estómago (esófago) y la otra a los pulmones (laringe y tráquea). La laringe comparte un espacio común con el esófago: es la faringe. La laringectomía extrae la laringe y, como resultado, corta la conexión entre la boca y los pulmones.

La extirpación de la laringe es una operación muy severa que solo se realiza si no hay otra alternativa. ¿Cuándo pasa esto? En los siguientes casos:

  • Hay un traumatismo grave en la laringe, es decir, daños considerables causados ​​por heridas de bala o algún otro factor similar.
  • El paciente tiene cáncer de laringe.
  • Hay necrosis por radiación. Este es un daño severo en el área debido a la radioterapia.

¿En qué consiste este proceso?

Para realizar la laringectomía, necesita anestesia general. El cirujano hace incisiones en el cuello y, a través de ellas, extrae la laringe. En algunos casos, también puede extirpar parte de la faringe y / o los ganglios linfáticos.

Una vez que se extrae la laringe, el médico hará un orificio en la parte frontal de la tráquea. Se llama «estoma», que tiene un diámetro similar a una moneda de cinco centavos. Luego se inserta un tubo o cánula para conectar los pulmones con el exterior.

Finalmente, procedemos a una sutura con puntos quirúrgicos. Por lo general, se colocan tubos de drenaje en el cuello para eliminar los líquidos y la sangre del área operada. Luego, el paciente debe ir a una habitación para recuperarse.

Lea también: Anatomía de la faringe

A veces sucede que un punción traqueoesofágica (PET) durante la laringectomía. Es un pequeño orificio en la tráquea y el esófago. Luego, se coloca una válvula allí para que el orificio permanezca abierto. El objetivo es mantener la comida fuera de la tráquea sin bloquear el paso del aire.

Posibles riesgos

Cualquier operación conlleva riesgos. Algunos de los más comunes son hemorragia, infección, reacción alérgica a medicamentos, problemas respiratorios y problemas cardíacos. Con la laringectomía en particular, existen otros riesgos como los siguientes:

  • Hematoma o acumulación de sangre de arterias tiroideas rotas.
  • Apariencia de fístulas. Estos son conductos o conexiones anormales entre la faringe y la piel.
  • Estenosis anastomótica. Este es el nombre que se le da a la enfermedad que hace que la abertura del estómago se vuelva demasiado pequeña.
  • Filtración. Ocurre entre la prótesis de la traqueotomía y la perforación traqueoesofágica (PET).
  • Daño en la tráquea o el esófago.
  • Dificultades para hablar.
  • Dificultad para tragar alimentos.

¿Qué se debe tener en cuenta antes de una laringectomía?

Antes de la laringectomía, se deben realizar una serie de pruebas y exámenes. Por lo general, se solicitan análisis de sangre y, a veces, pruebas de diagnóstico por imágenes. El médico también realizará un examen físico completo.

El paciente debe consultar a un terapeuta de deglución y logopeda. Esto le permitirá prepararse para los cambios que se producirán después de la operación. Además, debe poder contar con los consejos de un nutricionista. Si fuma, debe dejar de fumar y recibir apoyo e información para hacerlo.

La persona debe decirle al médico qué medicamentos está usando. Además, debe indicar si suele beber alcohol y, en el caso de las mujeres, si está embarazada o podría estarlo próximamente.

También debemos agregar las siguientes indicaciones:

  • Deben evitarse todos los medicamentos que interfieren con la coagulación de la sangre. Esta medida debe tomarse una semana antes de la operación.
  • El paciente no debe comer ni beber 12 horas antes de la cirugía.
  • Si la persona tiene barba o bigote, debe afeitarse.
  • Siga cualquier otra indicación que le indique el médico.

¿Qué aspectos se deben tener en cuenta tras la laringectomía?

Una mujer con dolor de garganta.

Después de realizar la laringectomía, lo más probable es que el paciente pase varios días en la unidad de cuidados intensivos. Tendrá que alimentarse solo a través de un tubo que va desde la nariz hasta el estómago. Recibirá oxígeno a través del estoma, junto con analgésicos.

Cuando su condición se estabilice, será trasladado a una habitación de hospital y deberá permanecer allí durante al menos 10 días. Durante este tiempo, se le enseñará a hablar y a comer nuevamente. También le ayudaremos a acostumbrarse a su nueva forma de respirar.

Luego de ir al hospital, deberá continuar su proceso de rehabilitación. Esto incluye los dos aspectos básicos que te señalaremos más adelante.

Cuidado de la ostomía

Hay una abertura en el estoma a través de la cual pueden pasar los virus y las bacterias. Puede provocar una infección. Por tanto, es fundamental cuidarlo. Los bordes del estoma deben lavarse con agua, un jabón suave y una gasa.

En el estoma se forman costras y flemas. Deben eliminarse para que el aire circule adecuadamente hacia los pulmones. A veces basta toser fuerte para eliminar estas acumulaciones; si esto no es posible, deberán eliminarse manualmente. La persona operada debe aprender a hacerlo por su cuenta.

Es importante tener un humidificador en casa porque previene la formación de costras en el estoma. A veces también se recomienda utilizar una máscara especial que ofrezca aire humidificado; su uso es temporal.

Rehabilitación de la voz

La laringectomía cambia significativamente el sonido de la voz. El aire no circula de la misma forma y esto provoca grandes cambios en la forma en que se emiten los sonidos. Es importante desarrollar nuevas formas de comunicarse y volver a aprender a hablar.

Al principio, podemos utilizar la comunicación no verbal, a través de gestos o lenguaje de señas. Algunas de las alternativas para la recuperación del habla son las siguientes:

  • Palabra esofágica. Consiste en captar el aire de la boca en la parte superior del esófago y la garganta. Aunque es difícil de aprender, esta técnica se puede utilizar para hablar.
  • Electrolaringe. Consiste en la adaptación de un dispositivo para producir una voz y una palabra. Será un poco robótico pero esta técnica es sencilla de usar y resuelve el problema a corto o largo plazo.
  • Discurso TEP. Se trata de conectar una prótesis de voz a la válvula PET (la de la punción traqueoesofágica). Se coloca sobre el estoma y le permite hablar.

Viviendo después de una laringectomía

Cualquier laringectomía implica grandes cambios en la vida. Sin embargo, con las indicaciones y mucha perseverancia, podemos encontrar una vida diaria casi normal. Es posible volver a respirar, hablar y comer de una forma que no cause mayores molestias.

El mayor riesgo es el bloqueo del estoma porque interrumpe la respiración. Esto se puede evitar aprendiendo a reaccionar ante esta posibilidad. Una persona con una laringectomía requiere apoyo psicológico ya que tendrá que lidiar con muchos cambios psicosociales.

  • González-García, J. Á. Y Aguirregaviria, JI (2010). Encarcelamiento total de una prótesis de voz en la mucosa traqueoesofágica. Informe de una nueva complicación con el uso de prótesis de voz. Acta Otorrinolaringológica Española, 61 (3), 220-224.
  • Martínez-Ordaz, JL, Luque-de-León, E., Suárez-Moreno, RM y Blanco-Benavides, R. (2003). Fístulas enterocutáneas posoperatorias. Gaceta Médica de México, 139 (2).
  • Morejón, EA, Rodríguez, GL, Juan, ID y Vásquez, JF (2012). Laringctomía supracricoidea subtotal. Experiencia del Hospital Clínico-Quirúrgico Docente «10 de Octubre». Revista Cubana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, 1 (1).
fuente original
//dooloust.net/4/3422023