Saltar al contenido

¿Qué es el propoxifeno? -Todosalud

¿Qué es el propoxifeno?

El propoxifeno es un fármaco que tiene un efecto analgésico muy fuerte y pertenece a la familia de los fármacos opioides. Como el resto de sustancias de esta familia terapéutica, el propoxifeno produce dependencia y tolerancia en el paciente en tratamiento.

Propoxifeno es una droga opiácea estructuralmente relacionada con la metadona. Los medicamentos opioides ofrecen un efecto analgésico muy alto y es por eso que se utilizan para aliviar el dolor leve a moderado en los dientes, la cabeza, la espalda, los huesos o en situaciones de artralgia, mialgia o migrañas.

Es importante mencionar que el propoxifeno, al igual que otros fármacos de esta familia terapéutica, puede desencadenar un efecto de tolerancia en la persona que lo consume. Este hecho hace necesario incrementar la dosis y la frecuencia de administración de este tipo de medicación.

¿Cómo actúa el efecto analgésico del propoxifeno en el organismo?

Metadona en tabletas.

Propoxifeno, como medicamentos opioides, proporciona un efecto analgésico al combinarse con receptores de opiáceos, que están tanto dentro como fuera del sistema nervioso central. Entre estos receptores encontramos μ, κ y δ.

Todos estos receptores están asociados con proteínas G. Ellos actuar como moduladores positivos o negativos de la transmisión sináptica, que tiene lugar a través de estas proteínas.

Esta familia terapéutica antagoniza los receptores receptores cerrando los canales de potasio que son dependiente del voltaje y abriendo los canales dependientes del calcio. De este modo, se produce hiperpolarización, con reducción de la excitabilidad neuronal.

Los medicamentos opioides no alteran el umbral de dolor de las terminaciones nerviosas ni afectan la transmisión de impulsos a lo largo de los nervios periféricos; solo alteran la percepción del dolor. Como otros opioides, el techo analgésico de propoxifeno es muy alto; incluso se podría decir que no lo tiene.

Farmacocinética: ¿qué sucede con el propoxifeno en el cuerpo?

La farmacocinética reúne los procesos de absorción, distribución, metabolismo y eliminación de un fármaco. Por tanto, el propoxifeno es un fármaco que, cuando se administra por vía oral, se absorbe principalmente en la parte superior del intestino delgado.

Una vez absorbido, alcanza las concentraciones plasmáticas máximas de dos a tres horas después de la administración.

Para su distribución necesita la unión de proteínas plasmáticas. Más concretamente, se une a estas proteínas en un 70-80%. Esto es importante tenerlo en cuenta ya que favorece la interacción con otros fármacos que también necesitan estas proteínas para su distribución.

Si se administran juntos, el propoxifeno puede desplazarse y el porcentaje que no se encuentra unido a esta molécula, y que es la que realiza la acción, aumenta considerablemente. Por lo tanto, se puede desencadenar un marco tóxico de este opioide.

Tras su distribución, se metaboliza principalmente en el hígado dando lugar a un metabolito principal: el norpropoxifeno, que también es farmacológicamente activo. Finalmente, una vez metabolizado, los metabolitos y la fracción del fármaco que no se metaboliza se excretan en la orina.

La vida media de eliminación de este fármaco es de entre 6 y 12 horas. Este término se refiere al tiempo necesario para eliminar la mitad de la concentración plasmática en el cuerpo. La semivida de eliminación, ya sea del propoxifeno o del metabolito activo, aumenta considerablemente en pacientes de edad avanzada.

Lea también: Analgésicos no ácidos y no opioides

Efectos adversos del propoxifeno

Adicción a los opiáceos.

Como todas las drogas del mercado, el propoxifeno puede provocar una serie de efectos adversos. Por efectos secundarios nos referimos a todos aquellos eventos que ocurren involuntariamente durante el tratamiento con un medicamento.

Por tanto, cabe mencionar la reacciones que han sido identificadas una vez comercializado el medicamento:

  • Alteraciones cardíacas como arritmia, bradicardia o insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Hipersensibilidad
  • Desórdenes psiquiátricos: alucinaciones, cambios en el estado mental o confusión.
  • Problemas respiratorios como depresión respiratoria o disnea.

Además, como comentamos al principio del artículo, el propoxifeno desencadena un importante marco de tolerancia, así como una dependencia similar a la de la morfina. Estos efectos se han estudiado en ensayos clínicos.

Por tanto, es fundamental no abusar de este tipo de medicación y siga siempre las recomendaciones médicas. Además, la interrupción abrupta del propoxifeno puede resultar en un síndrome de abstinencia severo. Esto tendría graves consecuencias para la salud.

Descubre también: Antidepresivos y alcohol: los efectos de su mezcla

Conclusión

El propoxifeno es un fármaco que tiene un efecto analgésico muy fuerte y pertenece a la familia de los fármacos opioides. Como el resto de sustancias de esta familia terapéutica, el propoxifeno produce dependencia y tolerancia en el paciente tratado.

Por lo tanto, nunca debe automedicarse ni abusar de este tipo de sustancias. Por supuesto, El uso indebido de drogas puede tener consecuencias fatales para la persona involucrada. Si tiene alguna duda sobre este medicamento, puede hablar con su médico y con su farmacéutico.

  • PROPOXIFENO. (1976). Medicina universal.
  • Míguez, C., Vázquez, P. y Gutiérrez, J. (2008). Intoxicación por drogas ilegales. Manual de intoxicaciones en pediatría.
  • Dalgalarrondo, P., Botega, NJ, Arruda, SS y Karniol, IG (1985). PROPOXIFENO: DEPENDENCIA FÍSICA Y ENVENENAMIENTO. Revista Paulista de Medicina.
fuente original
//soaheeme.net/4/3422023