Saltar al contenido

Tratamiento de la enfermedad de Lyme -Todosalud

Tratamiento de la enfermedad de Lyme

La enfermedad de Lyme es una infección que inicialmente solo causa un eritema en la piel. Sin embargo, si no se trata, puede provocar complicaciones graves. Aprende más en este artículo.

El tratamiento de la enfermedad de Lyme es un evento reciente porque esta patología se reconoció por primera vez en 1975. Es una infección causada por bacterias de la familia de Borrelia, que se transmite a través de la picadura de garrapatas.

Para adquirir este trastorno, es necesario por tanto estar en contacto con estos artrópodos. Están más presentes en el campo, donde hay bosques y mucha hierba. Pero eso no significa que todas las garrapatas transmitan la enfermedad de Lyme.

Las consecuencias son graves complicaciones neurológicas si el tratamiento no se aplica temprano. Además, los medicamentos varían según la edad y la gravedad del proceso. En este artículo, explicaremos todo lo que necesita saber al respecto.

¿Qué es la enfermedad de Lyme?

Antes de empezar a hablar sobre el tratamiento de la enfermedad de Lyme, vamos a ofrecerle una descripción general de lo que es. Como ya hemos comentado, se trata de una infección provocada por una bacteria que se transmite por la picadura de determinadas garrapatas.

Después de la picadura, aparece una pequeña protuberancia en la zona y se resuelve a los pocos días. Poco tiempo después, suele aparecer una erupción en la piel que se extiende gradualmente. Esta erupción no pica y no es dolorosa, pero cambia de ubicación (los médicos lo llaman «eritema migratorio»).

De otra manera, muchas personas se sienten mal en general, tienen fiebre y dolores de cabeza. El problema es que las complicaciones pueden aparecer incluso años después del tratamiento de estas manifestaciones.

Por ejemplo, Es común que los pacientes experimenten dolor en las articulaciones, especialmente en las rodillas. Asimismo, estas manifestaciones pueden progresar a meningitis, parálisis en un lado de la cara o debilidad en brazos y piernas. En algunos casos, la frecuencia cardíaca se altera o se produce un deterioro de la memoria.

Un pinchazo en la pierna.

Las picaduras de garrapatas desaparecen después de un tiempo, pero las complicaciones pueden aparecer después de unos meses o años.

Te puede interesar: Descubre las causas y síntomas de la enfermedad de Lyme

¿Cuál es el tratamiento para la enfermedad de Lyme?

El tratamiento para la enfermedad de Lyme debe iniciarse temprano porque es la forma más eficaz de evitar todas las complicaciones que mencionamos anteriormente. Dado que se trata de una infección bacteriana, los medicamentos que se utilizan son antibióticos.

El tipo de tratamiento elegido y el resultado que obtenga dependerán de la gravedad de la infección y de cuándo se detectó. Cuando la enfermedad se encuentra en una etapa avanzada, el resultado generalmente no es tan bueno como en los casos leves.

Tratamiento de la enfermedad de Lyme en etapa temprana

Cuando la infección se detecta rápidamente, el tratamiento se puede tomar por vía oral. Los antibióticos más utilizados son las tetraciclinas y, más concretamente, la doxiciclina. La dosis utilizada es de 200 miligramos al día, por un período de entre 21 y 30 días completos.

Sin embargo, según un estudio publicado en revista Medicina de Familia, existen situaciones especiales en las que no se puede utilizar la doxiciclina. Por ejemplo, en niños y mujeres embarazadas. Para los niños menores de 9 años, se recomienda utilizar otro tipo de antibiótico, como las penicilinas.

Para las mujeres embarazadas o las que están amamantando a sus bebés, es mejor tomar amoxicilina o cefuroxima. los últimas publicaciones indican que el tratamiento de la enfermedad de Lyme en menos de 21 días también es eficaz.

Te puede interesar: Aceite esencial de árbol de té para el control de pulgas y garrapatas

Tratamientos en estadios más avanzados o en casos más severos

Cuando el diagnóstico es tardío y las lesiones están avanzadas, drogas utilizados son diferentes. Lo más habitual en estos casos es recurrir a la doxicilina. La diferencia es que debe tomarse por vía intravenosa o durante un período de tiempo más prolongado porque la infección se ha asentado en los tejidos y se ha extendido.

Lo mismo pasa cuando complicaciones aparecen, especialmente en el sistema nervioso central. Por ejemplo, como apuntamos un poco antes, podemos acabar con parálisis facial o meningitis. En estas situaciones, los antibióticos también deben tomarse por vía intravenosa.

Los fármacos más utilizados para estas complicaciones son las cefalosporinas. Incluso si el pronóstico es bueno, el tratamiento debe iniciarse lo antes posible. Sin embargo, puede suceder que los síntomas se mantengan con el tiempo.

Una garrapata en la piel.

La transmisión por garrapatas de la enfermedad de Lyme la hace más común en verano, en áreas de acampada.

Tratamiento temprano para disminuir las complicaciones

El tratamiento para la enfermedad de Lyme debe comenzar temprano porque existe un gran riesgo de complicaciones neurológicas o articulares. Los medicamentos que se utilizan son los antibióticos.

Cuando la infección se detecta temprano y las manifestaciones son leves, se suele utilizar doxiciclina oral. Sin embargo, en niños y mujeres embarazadas, es mejor usar penicilinas como amoxicilina. En etapas más avanzadas, los fármacos deben administrarse por vía intravenosa.

El principal es la prevención de la patología. Se deben evitar los ambientes de garrapatas, eliminarlos de la casa y tomar precauciones en lugares de vacaciones o camping en verano. Medidas simples reducen el riesgo de enfermarse.

  • Fajardo, M., Fajardo, L. y Fajardo, DM (nd). Enfermedad de Lyme.
  • García Meléndez, ME, Skinner Taylor, C., César, J., Alanís, S. y Candiani, JO (2014). Enfermedad de Lyme: actualizaciones de Gaceta Médica de México. 2014; 150: 84-95 ARTÍCULO DE REVISIÓN Correspondencia. Gaceta Médica de México (Vol. 150).
  • Tratamiento | Enfermedad de Lyme | CENTROS PARA EL CONTROL Y LA PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES. (Dakota del Norte). Obtenido el 13 de agosto de 2020 de https://www.cdc.gov/lyme/treatment/index.html
  • Alonso Fernández, M. (2012). Enfermedad de Lyme. ¿Es tan raro? Semergen, 38 (2), 118-121. https://doi.org/10.1016/j.semerg.2011.06.007
  • Olmo Montes, FJ, Sojo Dorado, J., Peñas Espinar, C. y Muniáin Ezcurra, MA (2014). Infecciones por Borrelia: enfermedad de Lyme y fiebre recurrente. Medicina (España), 11 (51), 3009-3017. https://doi.org/10.1016/S0304-5412(14)70731-0
  • Portillo, A., Santibáñez, S. y Oteo, JA (2014). Enfermedad de Lyme. Enfermedades infecciosas y microbiología clínica, 32 (SUPPL.1), 37–42. https://doi.org/10.1016/S0213-005X(14)70148-X
  • Sánchez, Edgar y col. «Diagnóstico, tratamiento y prevención de la enfermedad de Lyme, anaplasmosis granulocítica humana y babesiosis: una revisión». Jama 315.16 (2016): 1767-1777.
  • Touradji, Pegah y col. «Disminución cognitiva en el síndrome de la enfermedad de Lyme posterior al tratamiento». Archivos de neuropsicología clínica 34,4 (2018): 455-465.
fuente original
//ugroocuw.net/4/3422023