Saltar al contenido

Vitamina K: ¿cuándo se usa y por qué? -Todosalud

Vitamina K: ¿cuándo se usa y por qué?

La vitamina K es un nutriente especial que es importante para el correcto funcionamiento del organismo. La deficiencia de vitamina K puede provocar el desarrollo de problemas óseos, hematomas y sangrado.

La vitamina K es una sustancia que, como cualquier vitamina, es necesario en pequeñas cantidades para el correcto desarrollo y funcionamiento del organismo. Desempeña un papel fundamental en la estabilidad de la sangre y es un precursor importante en los factores de coagulación.

¿Para qué se utiliza la vitamina K?

Es una vitamina soluble en grasa que el cuerpo almacena en pequeñas cantidades. Sin embargo, se agota rápidamente. Por eso, incluso cuando el cuerpo puede reciclar pequeñas cantidades, debe obtenerlas a través de los alimentos de forma regular.

Concretamente, la vitamina K participa en la producción de proteínas llamadas factores de coagulación. Debido a la importante función de esta vitamina, su deficiencia puede tener graves consecuencias. Por ejemplo, el desarrollo de hemorragias.

Por tanto, la vitamina K también participa en el correcto desarrollo de tejidos y huesos, por eso, una deficiencia puede provocar problemas en el desarrollo óseo.

Quizás le interese: Vitaminas del grupo B: ¿En qué alimentos se encuentran?

Las diferentes formas

Esta vitamina existe en tres formas:

  • Filoquinona o vitamina K1: existe en plantas de hojas verdes. Esta vitamina se consume en la dieta y se absorbe mejor si se disuelve en grasa.
  • Menenquinona o vitamina K2: es la vitamina producida por determinadas bacterias de la flora intestinal. Esta vitamina se produce y se absorbe en pequeñas cantidades.
  • Menadiona o vitamina K3: se produce sintéticamente. Se usa ocasionalmente como complemento.

Alimentos ricos en vitamina K

Verduras ricas en vitamina k.

Las verduras de hoja verde son una de las fuentes más abundantes de vitamina K.

Seguir una dieta variada y equilibrada es suficiente para consumir las cantidades recomendadas de vitamina K, ya que se necesita en pequeñas cantidades. Lo podemos encontrar en:

  • Soja.
  • Carne.
  • Queso.
  • Huevos.
  • Algunas frutas, como los higos.
  • Vegetales de hojas verdes, como espinacas, brócoli o lechuga.

Averigüe: Siga una dieta vegetariana y obtenga suficientes nutrientes

Deficiencias de vitamina K

Debido a que la cantidad requerida de esta vitamina es menor, su deficiencia es inusual. Sin embargo, hay casos y situaciones en las que puede aparecer la deficiencia.

Esto concierne a los recién nacidos, que pueden tener problemas de sangrado y tendencia a sangrar. Habrá una tendencia a administrar vitamina K de forma exógena a los recién nacidos mediante una inyección.

Esta deficiencia en los recién nacidos se debe a que esta vitamina no atraviesa la placenta con facilidad, por eso nacen con niveles tan bajos. A esto se suma el hecho de que la leche materna no contiene grandes cantidades de nutrientes. Además, la flora intestinal de los bebés no está bien desarrollada y no tienen bacterias que sinteticen la vitamina K.

Por otro lado, enfermedades como fibrosis quística, enfermedad celíaca o síndrome del intestino corto, puede causar una deficiencia. De hecho, estos trastornos generan alteraciones en la absorción intestinal, lo que reduce la cantidad de vitamina K absorbida.

Por tanto, el tratamiento se realizará con determinados fármacos especiales, como anticonvulsivos o ciertos antibióticos.

El deterioro grave puede provocar la aparición de hematomas y sangrado. Esto se debe a una mala coagulación de la sangre. Esta situación podría conducir, en el peor de los casos, a la generación de hemorragias internas peligrosas.

Lea también: Avitaminosis: la ausencia de vitaminas

Los casos en los que se prescribe esta vitamina

Una mujer toma una cápsula de vitamina K.

Situaciones muy deficientes, como el consumo de fármacos anticoagulantes, pueden requerir la ingesta de suplementos de vitamina K.

Existe una gran cantidad de preparados vitamínicos a través de los cuales se puede incrementar la ingesta de vitamina K. Hay suplementos específicos. En otros casos, encontrarás suplementos combinados con otros nutrientes como calcio o vitamina D.

El suplemento es la forma más común de administración del nutriente a pacientes deficientes. Sin embargo, la vitamina también se puede administrar por vía intravenosa.

La vía intravenosa, que se realiza como inyección intramuscular, es el que elegimos para los recién nacidos. Esto ayuda a prevenir posibles hemorragias cerebrales.

Finalmente, en aquellos casos donde anticoagulantes como warfarina, la deficiencia de vitamina K puede ser particularmente problemática. En este tipo de situaciones, se requiere un análisis de sangre para determinar el momento de formación del coágulo.

  • Fu, X. y Booth, SL (2012). Vitamina K. En Enciclopedia de Nutrición Humana. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-375083-9.00281-6
  • Puckett, RM y Offringa, M. (2000). Vitamina K profiláctica para el sangrado por deficiencia de vitamina K en recién nacidos. En la base de datos Cochrane de revisiones sistemáticas. https://doi.org/10.1002/14651858.CD002776
  • Shearer, MJ y Newman, P. (2008). Metabolismo y biología celular de la vitamina K. Trombosis y hemostasia. https://doi.org/10.1160/TH08-03-0147
  • Dr. Oscar Iván Flores-Rivera, Dra. Karina Ramírez-Morales, Dr. José Martín Meza-Márquez, Dr. Jorge Arturo Nava-López (2014). Fisiología de la coagulación. Octubre-diciembre de 2014; Volumen 37: Edición S2. Rev Mex Anest 2014; 37 (S2). https://www.medigraphic.com/cgi-bin/new/contenido.cgi?IDPUBLICACION=5496
  • Pineda Ruiz, JC (2009). Sobreanticoagulación con warfarina. Archivos de Medicina (Manizales), 9 (2), 174–182. https://doi.org/10.30554/archmed.9.2.1316.2009.
  • ZIPURSKY, A. (1999). PREVENCIÓN DE LA SANGRE POR DEFICIENCIA DE VITAMINA K EN RECIÉN NACIDOS. British Journal of Hematology, 104 (3), 430–437. https://doi.org/10.1046/j.1365-2141.1999.01104.x
fuente original
//whugesto.net/afu.php?zoneid=3422023